martes, 3 de noviembre de 2009

Entre arenas movedizas


Acechan las dudas, revolotean las palabras escuchadas, siento como lanzas afiladas todo lo que viene a encontrarse conmigo... el intenso vaivén de escenas, conversaciones, noticias en los sucesos, amores frustrados, matrimonios casi rotos, muertes repentinas, amor entre kilómetros, pocas monedas que llevarse a la boca... espiral de oscuridad que se hace cada vez más densa.

Siento inquietud e inseguridad, siento a mis entrañas querer agitarse con el entorno nocturno. Estoy en las arenas movedizas que se van tragando mis fuerzas, aferradas a las escasas ramas quebradizas encontradas...

Y sigo aquí, queriendo permanecer inmovil, sin querer ser absorvida por el miedo ajeno, por las dudas de aquel, por la quietud del que reposa más allá... No quiero.

Quiero mis nubes, y el sol capaz de calentarme los ojos, y la luna inundando de blanco mi alma. Quiero subir, ascender, quiero trepar por los cómodos peldaños que intuyo... ¿He de esconderme del mundo que jadea agónico? ¿he de refugiarme en algún invisible lugar aun desconocido? Acaso no puedo encontrar la paz aquí, en este mismo lugar en el que me encuentro?

3 comentarios:

La Maga dijo...

Ponte a resguardo del pánico que concita vivir. A muchos les angustia la cercanía de la vida más que las exigencias de la muerte.

((... ... ...))

Mery Larrinua dijo...

maravilloso escrito!!!
un abrazo

Nebroa dijo...

Maga, no me da 'pánico', en el sentido más extricto de la palabra, pero muchas veces sí siento que me tambaleo un poco rodeada de según qué cosas. Y sé que no puedo huir de ellas, y sé que debo encontrar mi centro también ahí, en esa circunferencia que todo lo abarca :)

Mery...un abrazo de vuelta cargado de gratitud :)