jueves, 1 de octubre de 2009

Wrecking Ball

Estoy agotada, por dentro, por fuera, por el lado derecho y el costado izquierdo
Mi nuca es un bloque de hierro que intenta encontrar un imán al que aferrarse para no caerse de morros contra el suelo.
Al suelo...helado, sin el calor que me gusta, sin esas ilusiones que mueven tus días y cuyo impulso te trastoca los pies y acabas girando tanto que todo tiene sentido.
Hoy no hay sentido.
Ni del que indica dirección, ni del que habla de sentimiento. No hay sentido aquí, delante de mis narices, ni detrás, ni arriba ni abajo...
Conoceis esas bolas enormes de acero que, lanzadas al vacío, derriban los edificios? Eso es mi vida a veces, un continuo empujón helado que me empuja cada madrugada al vacío más vacío de todos los vacíos.
Hablo de bolas, de acero, porque Springsteen estrenó anoche un tema nuevo, que se llama precisamente como la inmensa bola que se carga mis pasos cada vez que los emprendo...




"Resurgí del acero aquí mismo en los pantanos de Jersey, hace algunos húmedos años, a través de sangre y cerveza, fango y aplausos, he visto a los campeónes venir e irse ... Trae tu bola de derribo, dispara tu mejor tiro, mira a ver lo que consigues... Trae tu bola de derribo".

6 comentarios:

Enigma dijo...

Tú no sabes cuanto te comprendo. Ya sabes... Siempre eres bienvenida en mi orilla. Mentirijillas desde mi reino

NAWJA dijo...

Ánimo querida, aunque sé que últimamente estás muy cansada... piensa que todo esfuerzo tiene su beneficio y sin duda tú lo vas a tener... ya lo verás

hécuba dijo...

Siento leer que estás así. A veces todo es tan difícil...
Un abrazo.

Nebroa dijo...

Enigma, bienvenida a esta orilla, gracias por comprender mis palabras...aunque te has parado a pensar que lo mismo no es lo mismo? jeje... que lo que yo quería contar no lo he contado con las palabras precisas o adecuadas y has entendido otra cosa? Es coña!! pero puede see cierto! :p

Nebroa dijo...

Nawja, que tus palabras sean órdeneees! jeje Mua!

Nebroa dijo...

Hécuba, sólo con ese abrazo me basta