domingo, 4 de octubre de 2009

No me gustan los 'de ocho a ocho'

Le doy vueltas a una idea, decir 'una' es una mentira tan grande como los porteros de las discotecas, en realidad es una maraña de ideas concentradas que se expanden cuando las miro.
Le doy vueltas a esos terremotos que quieren mover mi rutina, esa estrategia de océanos azules de la que me habló 'vagamundos', ese crear algo diferente que rompa lo conocido y que traiga triunfo a mis días.
Le doy vueltas a la creación de algo que pueda ocupar mi tiempo laboral, que actualmente va siendo más un trámite que una dedicación, para convertirlo en algo que no me cueste tanto hacer y en lo que no vea que es un paréntesis en mi existencia si no una existencia en sí misma.
Le doy vueltas...y detrás las que dan vueltas son los miedos, los dónde vas, los para qué, los qué conseguirás, los fracasarás, los eso no te servirá para ganar pan.
Y así, a lo que le doy vueltas es a mi inseguridad, y a la desconfianza en mí misma que un día se asentó, sin que sepa de dónde surgió, y que monta, construye y edifica barreras invisibles que para mí son absolutamente reales...
Le doy vueltas.

5 comentarios:

Verónica dijo...

Las vueltas son necesarias, siempre que no nos lleven al mareo.

Los miedos son nuestros, conviven con nosotros y no queda otra que aprender a lidiar con ellos. La ironía funciona, si te sirve de algo. No hay nada mejor que reírse de uno mismo ... con muchos intentos, al final, la sonrisa acaba siendo sincera.

Un beso

Helena dijo...

Dale vueltas hasta que lo tengas claro.

cactus girl dijo...

...que luego te mareeeeeeeeas....

Nebroa dijo...

Verónica, el sarcasmo siempre me acompaña, aun debo sacarlo a pasear en algunos asuntos pendientes, pero lo haré. Mis vueltas son de mareo muchas veces, pero otras me llevan a un sitio mejor que el inicial de donde partí, siempre que las acompaño con acciones...

Nebroa dijo...

Helena, cactus, haré las dos cosas, dar vueltas sin marearme del todo, hasta tenerlo claro :D