domingo, 25 de octubre de 2009

Mundo alternativo

Se llama infidelidad y está en todas partes, hay mentiras y falsedad rodeando el desayuno de cada mañana, hay ideas separadas, sentimientos que se alejan a pasos agigantados, hay locura transitoria y enajenación amueblada.
Los hay que aman involucrando el alma pero dejan su cuerpo para otros deseos físicos e irrefrenables... Los hay que no aman lo que roza su cuerpo cada mañana pero sí la comodidad de la mesa puesta... Los hay que sólo una vez cada año, dejando escapar la mente de una rutina que les aplasta el corazón... Los hay de los que quieren un beso esporádico, una noche del 29 de febrero... Los hay que no aman nada, ni tienen un camino establecido, los hay que lo quieren todo sin privarse de cada una de las laderas que les ofrece el amor enmascarado... Los hay coherentes, que no mienten, que aceptan y respetan su condición de amantes bipolares y buscan un espejo igual a ellos...
Y también los hay fieles a sí mismos. Y al que les rodea con abrazos sinceros. Si sus sentimientos cambian, también cambian lo que les rodea. Si ya no aman como amaban lo piensan, lo dicen, lo cuentan, lo reflexionan y actuan en consecuencia...Estos me gustan. Más que ninguno. Salvo que parece que en este mundo a veces falso, mentiroso y abocado a las sombras, no destacan demasiado. Si quieres mirar a un lado verás a los primeros, pero si te empeñas en mirar detrás del bosque verás que no son minoría y que todos están ahí. En otro mundo paralelo, el de lo auténtico y sano, entre las paredes blancas y los cielos azules, mirándose por dentro y haciendo que lo de fuera se parezca a su centro.
Y yo quiero mirar detrás del bosque...

7 comentarios:

Zara dijo...

A mí me gustan los mismo que a ti :D

cactus girl dijo...

A mí también me gustan los mismos que a tí. Pero de poco nos vale si nos rodeamos de los del primer párrafo..

El caso es atinar, que no es nada fácil, querida.


Un beso fiel

Daeddalus dijo...

Me entra la duda. Para mirar tras los árboles, ¿hay que talar el bosque?. No dudo de la existencia de esas personas, pero yo no las veo. Y a mí también me gustan, tanto, que me gustaría ser como ellas.

Nebroa dijo...

Existen, los he visto...!!! Están, estaban y estarán. He talado algún árbol daed, es cierto, estaba demasiado enredada entra las ramas del bosque habitual. Muchos de mis amigos estaban ahí, algunos de mis hermanos, mis padres y muchos de su generación, conocidos cercanos y desconocidos que están medianamente lejos. Sí que existen, en el mismo extenso campo que nos rodea. No es que unos desaparezcan para que puedas ver los otros, están todos juntos. Pero si hace poco afirmaba que sólo había infieles, ahora puedo decir que hay de todo.
Tu última frase me da para otra entrada, y es un pensamiento que gira en torno a mí muchas veces... un día lo hablaremos

rockdelgo dijo...

Tampoco creo que haya que buscar tan lejos, detrás del bosque!! Seguro que antes de llegar ya hay señales hi-fi!!!

Frida la Llorona dijo...

Abundan los mentirosos, abundan si, pero es bien cierto que aun queda gente íntegra, como bien dices hay que mirar más allá de nuestras narices, aunque cueste.
Un abrazo Nebroa.

Nebroa dijo...

rockero, no te creas eh? es decir, depende de donde te situes verás una u otra cosa, un bosque o una ladera, o rosas con espinas o margaritas salvajes... depende de dónde estaba yo situada para tener que esforzarme en cambiar de sitio y ver otras escenas :)

Frida, ves? ves como más allá de las gafas oscuras pueden verse personas íntegras? cómo es que no confías!!!