viernes, 16 de octubre de 2009

Limpiando las anclas

Existe algún lugar donde pueda ir y encontrar mi pasado?
Hay un sitio en mi cabeza donde pueda encontrarme directamente, de lleno, con aquella que fui?
Porque quisiera ir allí, creo que haré las maletas esta misma noche, poca cosa, ida y vuelta, no necesito muchos días, tan sólo el tiempo suficiente para perdonarme.
Quiero llegar allí y contarle a esas orejitas doloridas por el frío que todo pasó por algo...que todo ocurrió para algo.
Colgaré de mis hombros la piel que un día me arranqué, y mojaré mis ropas con todas las lágrimas que vertí. Visitaré las heridas para decirles que pueden cerrarse, ya, en este momento, porque cicatrizadas tendrán su función y su por qué, que todo el sentido que me trajeron mientras estuvieron abiertas ya llenó el vaso y que no hay nada más que curar.
Y quiero, al volver, venir ligera de peso, porque allí entre las piedras, dejaré a todos los duendes que estudiaron derecho y llegaron a jueces. Ya no me gustan y pesan demasiado, siempre revoloteando entre la orilla de mi ojo derecho y el costado del izquierdo.
Cuando vuelva de allí seré la misma, pero cruzar esa línea, llegar a ese lugar y volver sin rasguños, debe parecerse bastante a acabar de nacer. Pero sin llanto.

3 comentarios:

Delgaducho dijo...

Ayyyyyy....me voy contigo vale?

Helena dijo...

Perdonate aquí y ahora, porque nunca dejamos de "ser". Lo que fuite un dias te hace ser hoy. Es mas no creo que haya nada que perdonar ni en tu caso ni en ninguno, tan solo comprender. Te mando un beso fraterno, no te imaginas como te entiendo. Muak

Nebroa dijo...

Delgaducho, te espero allí, al entrar.

Helena...Gracias por la comprensión, sé que la palabra no debería ser 'perdonar' ý sí 'entender' pero en el pasado me he condenado muchas veces y lo que toca es el perdón. Con mayúsculas. Va ligado a la comprensión, porque sin ella no hay nunca perdón, pero lo necesito.