viernes, 30 de octubre de 2009

Juego entre dos


Qué dulces las palabras regaladas sin esperar ninguna de vuelta, qué tiernos los latidos que emite este corazón cuando tus dedos acarician un teclado abarrotado del polvo de lo trivial, qué temida la ausencia de letras volcadas en mis bolsillos, qué cercana tu imagen difusa entre mis ideas, qué alegres los paseos que van desde la silla en la que descansa mi alma hasta el mundo virtual que anda encerrado entre monitores resplandecientes, qué paciente la espera de otro párrafo que andaba anclado a tus ojeras, qué débiles mis ojos al leerte, qué abiertos mis labios, qué pasajeros mis deseos de olvidarte...

7 comentarios:

De cenizas dijo...

Juegos... peligrosos, porque el corazón no entiende de virtualidades.


besos

silvo dijo...

Qué bello cuiando habla el corazón Nebroa, un beso

Delgaducho dijo...

Que bonito lo que ecribes...

Nebroa dijo...

Cenizas, como siempre, muy clara, concisa y real en tus respuestas :)

Silvo, al final es sólo una historia que se llevará el pasado, a veces me envuelvo en un poco de imaginación y misterio y relato cosas que se magnifican al convertirlas en palabras :)

Nebroa dijo...

Delgado...gracias. Quería que supieras que te vas conviertiendo en una diana en la que siempre voy a plasmar mis ojos :)

paolo futre dijo...

no entiendo por qué hay deseos de olvidarle

Nebroa dijo...

Futre, los deseos que cito son 'pasajeros'. No constantes