miércoles, 21 de octubre de 2009

El pasado no existe

Recuerdas cuando en aquel tiempo pasado que nos persigue, mis labios te gustaban? cuando veías en mis ojos algo que te sonaba a eco de dulzura y querías adueñarte de lo cálido que habitaba en mí? Recuerdas cuando yo era una cría y tú un niño con cuerpo de hombre? Recuerdas que hasta decías que estabas enamorado? Recuerdas que el tiempo jamás nos puso deacuerdo? Y que pasaron los días y hasta los años hasta volver a vernos? Recuerdas aquel día que nos vimos sin mirarnos? cuando nada más verte pensé que sería un buen regalo poder vivir aquello que no surgió? recuerdas que me dijiste, antes de decirnos nada, que estabas casado? Recuerdas?...
Hoy nos hemos visto, como dos desconocidos, cruzando la mirada en un supermercado, como si nunca nos hubiese unido ni un mínimo lazo pasajero... Y míranos, hasta el 'hola' parecía sacado del esfuerzo, ni los dos besos de rigor, ni unos ojos que quisieran saber más del otro...
Me hubiese gustado decirte que me gustaste, y que sigues igual de alto, de guapo y con el mismo cuerpo de hombre que se instaló en tu vida antes de que crecieses. Pero sólo he dicho 'hola', como tú, mientras comprabas pañales en el pasillo número 11...

5 comentarios:

Zara dijo...

bahs!
cómo cambia todo con el tiempo!
es una mierda en casos así, da pena!
Me pasa un montón con amigos... y los extraño mucho, hay cosas que no se puede retomar por que no simplemente

Javier Martin Alvarado dijo...

los cruces que produce el tiempo... son parte de lo que somos...un enigma

Aida dijo...

Tiene que ser una sensación extraña. En momentos así, es cuando se debe notar más que nunca el paso del tiempo...

hécuba dijo...

Es curioso como hay gente que forma parte de algún momento de nuestra vida y luego es como si ese momento jamás hubiese existido.

Nebroa dijo...

Javier, bienvenida sea tu mirada a este horizonte :)

El paso del tiempo deja ese extraño sabor a humo, en el que nada parece ser como fue en realidad. me pregunto muchas veces si algunas de las historias que viví, al ser compartidas, no existieron sólo en mi mente y no en la realidad.

Gracias compañeros!