viernes, 23 de octubre de 2009

Despertándome


Abro mis ojos tras abandonar el cielo azul de los poetas. Despierto mi conciencia después de viajar entre los sentidos escondidos, entre el mundo irreal que invento cuando duermo.

Lo llaman siesta, para mí es un bosque alejado de los pies que me mueven, una cima que alcanzo entre esbozos de realidad, una esquina de mi pensamiento, montañas que me ensalzan, cumbres que me esperan.

Duermo de día y al recobrar el control nada parece el mismo lugar. El viaje a lo que no he vivido me da extrañas alas, vuelve mi mente y vuelven las dudas, la inquietud de no saber si lo que piso es lo que pisaba antes de abandonarme al sueño que parecía infinito.

Las vueltas que han dado las agujas en el reloj del balcón al mundo no son las mismas que las acontecidas en mi reloj interno. Todo parece nuevo. Como si el alma hubiese viajado al desierto sin realidad para volver a ella renovada y sorprendida.

La siesta... el motor que mueve el corazón acomplejado por la rutina. Abres los ojos, sabes que el mundo de ahí fuera ha seguido girando, pero intuyes que el tuyo ha sido absorbido en otro cielo. No recuerdas, no conoces. Y necesitas minutos para volver a unir tu alma que voló para soñar con el cuerpo que rendido, se durmió.


4 comentarios:

Zara dijo...

puerca...
qué palabras, qué envidia!

Felix Casanova Briceño dijo...

Hola Nebroa. Que poetica forma de describir la Siesta. Nunca escuche algo así, con esa magía. En mi caso no son minutos, son horas para volver en mi y unir mi alma a mi cuerpo rendido. Muchos besos

Luna dijo...

Buenos dias.
Que bien sienta una buena siesta, a que si?
Besos
Rosa

Nebroa dijo...

Zara! gracias por lo de puerca! jajaj...
Envidia? a lo de poder dormir la siesta no!?

Felix! Holaa! Mua. Surgieron mientras acomodaba el alma al cuerpo, quizá por eso te suenen mágicas! Esas horas, o minutos o lo que sea son algo distinto, a saber qué se cuece en nuestra mente durante esos instantes!

Luna...es reparadora!! necesaria!!