martes, 20 de octubre de 2009

De idea a realidad

Cuando tengo una idea que mueve mis labios, cuando me imagino en un lugar que, imaginado, me atre, me asolan las dudas de querer que siga ahí, albergando ilusiones que temo que no se cumplan.
Hoy me he imaginado haciendo algo distinto a lo que hago, me he visto risueña, tranquila, sin horarios de día, relajada... Cuando intento bajar esa idea desde la cabeza a los pies, me inquieta no saber qué sentiré si lo pongo en marcha. Me asusta pensar que si alguna vez lo hiciera realidad, no saldría como imagino, ni yo me sentiría como espero.
Todo lo vertido no es adecuado para mí, no es lo que persigo, pero es lo que asoma desde el balcón. Mis miedos, mis juicios incluso adelantados y mi inseguridad. No hay nada que me paralice más que yo misma. Mis barreras, mis límites y mis fronteras.
Lucho por derribarlas. Pero a veces no sé si se eliminan pensando en cómo se hace o simplemente, corriendo los cien metros vallas...sorteándolas.
Joder...

2 comentarios:

Delgaducho dijo...

Sabes? parece una pagina de un día cualquiera de mi vida...a cada momento imagino otro yo, en otra parte, en cualquier otra parte, cualquier otro yo, pero no el que soy...
Yo no puedo derribar mis barreras, soy como el elefante del cuento de Bucay...

Nebroa dijo...

Ese 'no puedo' Delgado, es el que me persigue cada día y contra el que me enfrento cada noche. Tú abandonaste la idea de enfrentarte a él?