viernes, 2 de octubre de 2009

Cuántas cosas podría decirle a mis pies para que se pusieran en marcha? de dónde saldría esa voz que los incitaría a moverse? Acaso no les sirve el sonido que emito entre tos y tos para convencerlos de que hay algo más allá de las fronteras conocidas? Tal vez deba buscar mi voz interior, la que está detrás de su sangre, músculos y huesos, para que la escuchen? Acaso mi voz interior no habla claro? no se expresa con claridad?...
Los pies que se reflejan en el espejo, este cuerpo físico que se amolda entre las arrugas de debajo de mi piel ya no sabe qué hacer para hacerlo bien. Lo que sea que haya que hacer para ser feliz. Será que no sirvo? que no es el momento? que aun no he aprendido la lección y debo examinarme aun más veces? será que... me puede la rendición?

8 comentarios:

Silencios dijo...

¿Sabes ? Algo que admiro mucho en ti, es la capacidad creativa que posees. Y dirás a que viene esto, ufff.

Ya ves, a estas horas y sin poder cerrar las persianas, ¿Un café?

Mis besos chiquitina.

Frida la Llorona dijo...

Nebroa, me pregunto ¿cuanto somos los que tenemos el cuerpo como un guiñapo y el alma triste por eso y muchas cosas más? Me lo pregunto y la respuesta es tajantemente rotunda....
Yo ni siquiera me reconozco, o me cuesta hacerlo. Mi cuerpo es un hijoputa lleno de dolores invisibles que me recuerdan constantemente las acotaciones de mi vida.
Que lo llevo mal es un secreto a voces...pero llevo peor el dolor ese callado que nace de las tripas, el alma o como coño quiera llamarse.
Desde que decidí, cansada de esperar y hacer por "ser feliz", y seguir esperando y seguir haciendo, mis días son más pacíficos, tal vez tan sombrios como es costumbre en mi, pero más pacíficos.
Hay algún momento, sutil y vago, en que atisvo eso que llamamos felicidad, pero te confieso que no me lo creo o no quiero seguir creyendo en lo que soy descreida.
Un buen médico y persona me dijo un día: -tu proble es pensar demasiado. Cuanta razón tenía!!!!aunque el cabronazo se hizo un crucero a costa de mis visitas...jejeje, esa es la realidad, pura , cruda, y despiada.
Te ofrezco estos huesos doloridos por "la llamada enfermedad invisible", y mi amistad depresiva.
Un abrazo luminoso para ti rubia...
(menudo mitín, prepara ibuprofeno y ansiolíticos para leer todo esto)

Zara dijo...

ana! como estas? tu cuello, tu espalda tu tos y tu todo?
te mando toda mi energia! (positiva siempre, obviamente!)

muaka guapa

Aida dijo...

Cuando estamos enfermos siempre nos quedamos bajos de reservas, en todos los sentidos. Tal vez sea eso, que tienes que acabar de recuperarte...
La rendición no entra en nuestros planes!
Un beso

Nebroa dijo...

Silencios, muchas gracias, ya sabes lo que me cuesta aceptar los piropos, lo que me cuesta creerme mis propias cualidades, lo que me cuesta aceptarme en lo bueno y en lo malo... Pero gracias. De verdad
Sí, siempre sí a ese café, sea la hora que sea

Nebroa dijo...

Frida, Sabes? me he puesto a contestarte aquí, pero me salían tantas cosas que las he convertido en entrada, directamente!

Nebroa dijo...

Zara, gracias por ese comentario en forma de energía, ya me ha llegado, directa al corazón... Ando jodida, sigo tosiendo, el cuello es un bloque armado y mi todo es un pequeño lío universal...pero sigo adelante, vamos!!

Nebroa dijo...

Aida, sí? de verdad? me lo habeis dicho varias veces y empiezo a creer aun más en la conexión del cuerpo con el alma, quizá sea eso!
Pero sé que no es 'sólo' eso!!