lunes, 26 de octubre de 2009

Cimentando otro espacio

Atesoro las delicias de mi día, los descubrimientos de aventurera apresurada, los esbozos de un mundo transgresor que viene a arrancarme los lamentos... Voy guardando y rescatando los nuevos pasos para no olvidarlos... los pongo en las estanterías de casa, en el imán de la nevera, en los post it del escritorio... Que una nueva energía me visita es la verdad, que una nueva luz ha llegado a encenderse cada noche, también. Que parece que haya puesto una nariz nueva en mi cara y respiro mejor y con más calma, es cierto. Como cierto es que aun queda cal en mi corazón, y espinas entre los dedos. Cabalgo a menudo entre las cenizas de un pasado que, a favor de la corriente, viene a llevarme con él. Mas no decaigo y ante el oleaje devastador de esas emociones otrora perennes, alzo mi mente hasta la cima soñada y me entretengo en ella, cierro los ojos y respiro ganas, nuevas miradas y cierta confianza que me he empeñado en ver crecer...

4 comentarios:

silvo dijo...

Tienes motivos para el optimismo, puedes superar la cal y las espinas, lo harás, un beso Nebroa

Frida la Llorona dijo...

Esas cales y esas esìnas son tal vez quienes te mostraron este nuevo sendero en el que respirar es más fácil y mejor.
Es una gran gran alegria rubia.
Un abrazote rebelde.

Mistral dijo...

Siempre...me encanta leerte, siempre consigues hacerme sentir.

Un placer y... Gracias

Nebroa dijo...

silvo, busco y rebusco en mi presente las cosas que motivan mi optimismo, y mis sonrisas. La cosa está en que aun de vez en cuando miro y mucho aquello que me frena... Aun así! viva yooo! jajaj

Frida, te refieres a que esa cal y las espinas que sufrí me sirvieron para ver lo que hoy veo? o acaso 'culpas' a quien me ayuda a ver el sol de que aun vea la sombra?

Mistral, tú me hablas de sentir? si eres un corazón tocado por la emotividad!! Gracias ;)