jueves, 22 de octubre de 2009

"... entre pensarme en el mañana
y querer olvidarme del ayer,
aquí me tienes,
echándolo todo a perder"

7 comentarios:

Silencios dijo...

No, solo viviendo el presente
;-)

Besines corazón.

Amanda dijo...

¿Todo, todo, todo...?
Y entonces, ¿ya no te queda nada de nada...?
Recuerda que el presente sigue impoluto a cada instante, pues es el tiempo en que menos idem estamos.

Aida dijo...

Yo siempre procuro centrarme en el presente, pero a veces mi mente vuela por otros lugares. Quiero ser consciente de que todo lo que no se refiera a 'hoy' es pérdida de tiempo, pero de vez en cuando se me quiere olvidar...

Zara dijo...

No hay que querer olvidar el ayer.
A mí me gustaría poder recordarlo TODO.

Nebroa dijo...

Amanda, ni todo todo todo, ni nada nada nada...la relatividad.
A veces tiendo a generalizar con mi vida, con mis días, con mi mente. Es un error...sólo son palabras. No quiero que sean realidad.

Zara, para qué querrías esos recuerdos? crees que condicionarían tu presente para mejor?

Aida, mientras se te quiera olvidar, mientras sigas siendo consciente de que te sales un poco del camino, mientras seas tú quien decidas, creo que cualquier cosa es adecuada

silencios, mi presente se mezcla a menudo con sueños y recuerdos. Con futuro irreal y con pasado magnificado. No sé si es bueno o malo, sé que es.

Zara dijo...

No es que condicionen el presente a mejor, pero nos formamos a raíz de eso y pienso que hay que aprender a recordar sin que duela por que eso es muy positivo, quiere decir que se superó y que quedó lo que te moldea por dentro.
Es como saber de donde vienes.

Nebroa dijo...

Coincido contigo en la idea de que traer el pasado al presente sea cuando no traiga dolor, ni lamentos. Para facilitar la calma, que no traiga tempestad. Yo también lo quiero así, sin suicidios internos, como experiencia vivida, pero sin que marque el resto de los días. Me gusta la sensación de reinventarse a cada instante (aunque sea imposible del todo)