martes, 20 de octubre de 2009

Aquí detrás

Tu mirada, tan ácida, perdida y encantadora
Tus pupilas, tan infinitas, como burbujas transparentes
Tus pestañas, tan airosas, abanicos que pasean de norte a sur
Tus párpados, tan perdidos, cortinas de velo sosegado

Tu espalda, tan rocosa, regalándome la piel que la cubre

2 comentarios:

Zara dijo...

antes la boca y ahora los ojos, qué bonitas tus descripciones!

Nebroa dijo...

Gracias fea! Mua