domingo, 4 de octubre de 2009

Anoche en Murcia

Anoche salí un rato, no recordaba lo que era una barra de bar, ni una cerveza fría, ni lo que era rodearme de tanta gente rara...no sabía si habían subido los precios! Y salí. Para olvidar el trabajo, desconectar la mente...
Me reí con C y M, me pusieron al día de sus muchos vaivenes en eso que creo que se llamaba amor, o sexo, no recuerdo bien.
Mi cuello no llegó a sujetar mi cabeza más de 3 horas pero me dio tiempo de saber que los precios han subido, que la cerveza sigue estando buena, que los bares parecen mercados de carne, que los hombres parecen sacados de un documental de la dos y si te paras a observarlos, ves cómo acechan a las gacelas que corren en manada, vestidas todas igual, a las que seguro que deben dolerles los pies por meter cinco dedos dentro de esos triángulos puntiagudos que la vendedora de aquella tienda de zapatos les dijo que le iban bien, y aunque ellas sabían que ese pie no cabía ahí, se los pondrían igualmente, porque quién sabe, alguien me los quitará y me los pondrá por la mañana, como en el cuento de la cenicienta que me leyeron de pequeña...
Vale, que me enrollo, estuve a punto de publicar el 3º 'qué cosa más fea', porque vi a 6 muchachas que no recuerdo qué zapatos llevaban, pero que iban vestidas de conejito de play boy. Ahí estaba, en plena calle, con sus medias de redecilla, su pajarita negra en el cuello, un top y una falda minúsculas que apuesto a que no le vienen a mi sobrina María...
Pero me corté a la hora de pedirles una foto, más que nada porque sólo quería que saliese el traje, o eso que no sé cómo se llama y no supe cómo hacerlo. Tengo que atreverme la próxima vez. Estaban repartiendo papelitos, para que fueses al bar de al lado a tomarte 2 copas por el precio de una. Vamos, que llenaban dos vasos de tubo con el mismo líquido que uno, le ponían mucho hielo y un poco de meca cola, que es la coca cola marca carrefourd.
Total, que me vine a casa con la labor cumplida, la de haberme divertido, haberme dejado sorprender y recordando que ya sabía yo por qué hacía tanto tiempo que no salía...

8 comentarios:

Zara dijo...

ya sabes, yo tambien odio a la humanidad! jaaaajjajajaj
que bueno lo de que los bares parecen mercados de carne! que cierto!
muaks

velardez dijo...

fantastica la experiencia, y no sabes hasta que punto me identifico con tus refkexiones postjuergas, abrazos.

Aida dijo...

Muy realista tu texto. Yo también cada vez salgo menos de fiesta, me dedico a otros planes más "tranquilos", que me despejen, en lugar de agobiarme más...

cactus girl dijo...

Es un ascazo la noche, por lo menos la noche así, en general...Ellas, clones las unas de las otras, con el flequillo al lao y los tacones y ellos, imitadores compulsivos de Cristiano Ronaldo..

Un beso, la edad es lo que tiene, que,casi siempre, los demás te parecen gilipollas.

Un beso

Nebroa dijo...

Zara, es cierto, por muy lamentable que me parezca y la verdad no es que no tenga dinero para comprar carne es que aunque tuviera todo el del mundo, creo que allí no existe el género que yo quiero :)

Nebroa dijo...

velardez, entonces habrá que solucionarlo, inventémonos un nuevo modo de divertirnos en los bares, en uno creado por y para nosotros! ;)

Nebroa dijo...

Ahí le has dado de lleno Aida, a veces salgo para evadirme y me vengo con un dolor de cabeza más grande que con el que me fui... Sigo prefiriendo los ambientes más tranquilos, pero lo cierto es que aunque parece que abundais, luego me cuesta encontrar aquí quién prefiera lo mismo que yo...como que si no sales, no molas

Nebroa dijo...

jajaj cactus, tu última frase también es para enmarcar en ese archivo que te hablé, de perlas que soltais, es una de las mejores!!!