domingo, 11 de octubre de 2009

Allí, escondido entre los arbustos de la incertidumbre, anclado a la imaginación que me pertenece, me esperas, con más ganas de volar que yo.
Sólo que mis alas no tienen quien las corte. Tú sí.

No hay comentarios: