sábado, 15 de agosto de 2009

Pongamos que hablo de Belén

Él es el hombre que durante más días logró aguantar a la que fui...
Entre tantas otras nubes que me regaló me dejó estas letras, haciéndose pasar por Sabina y poniendo letra a ese 'pongamos que hablo de Madrid', sólo que robó el 'madrid' y coló un 'belén'.
Luego, después de escribirlo, me iré a dormir, a asentar las ideas sobre el sofá, quizá luego me entretenga volando a aquel pasado compartido con él...quizá luego llore, o sonría....
Así sonaba:



"Un laberinto oculto en la cabeza,
más de un camino siempre a elegir,
ama y señora de la carretera,
de genio y caracter febril.
Con paso firme y decidido,
huye de la palabra soledad,
en la mente siempre del amigo,
que se pregunta dónde está.
Mezcla de simple y complicada,
entre la valentía y el temor,
piensa que no es bella su cara,
y sin embargo es la mejor.
Añora los escasos días grises,
su limpia tristeza al llorar,
abrazada a su almohada sonríe,
libre y deseosa de soñar.
Tiernos y de ensueño son sus besos,
pero no en todo es así,
si Springsteen se quedara sin verso,
perdería su mes de abril.
Sabe que ella es lo que más quiero,
cada día se pregunta quién es,
su mirada se dirige al cielo,
pongamos que hablo de... Belén."
J.M.P.


Y de esto hace nada menos que 11 años. Increible...

No hay comentarios: