lunes, 24 de agosto de 2009

No hay viento favorable para el que no sabe dónde va

Esa frase ha recalado en mis intestinos como azufre adulterado.
Acaba de hacerse presente ante mis ojos y ha alcanzado lo que cubre a mi corazón. Llámalo mente, llámalo alma, interior, profundidad y entrañas... Ha resonado ahí, donde justo se mueve lo contrario. Donde no hay finalidad concreta.
Quiero muchas cosas, deseo otras tantas, pero soy consciente de que todo es una maraña de ideas que se mezclan entre ellas sin que lleguen a ser transparentes.
Sólo hay una cosa concreta que está por encima de las demás, ese ímpetu que mueve mis montañas es el conocerme. Es crecer. Es intuirme. Es saber quién soy. Es alcanzar la paz interior. Es relajarme. Es sentir el presente que vivo. Quiero eso.
Eso me mueve hoy en día, pero a la vez, entre todo ese círculo cerrado de pretensiones está la vida que me rodea. Está lo que haré, lo que tendré.
Quiero SER, pero no me olvido de que vivo en este mundo, material, físico, me gusta la comodidad o lo que llamo calidad de vida, no puedo obviar que me apetece relacionarme con personas de las que poder aprender, o las ganas que habitan en mí de poder compartir amor, o el ímpetu que le pongo a conseguir que unos ojos tristes sonrían, o la necesidad de conocer más tierras de las que he pisado. Viajar, amar, compartir, ayudar o incluso navegar.
Sé hacia dónde voy? Debe haber un objetivo concreto, directo, claro para que los aires me sonrían? para que sean favorables? Todos estos deseos y anhelos que vuelan entre mis nubes son acaso el objetivo que describe la frase?

12 comentarios:

Amanda dijo...

Sin embargo, cuando no sabes a dónde vas, cualquier camino te lleva...

En el esbozo, uno tal vez no sepa qué pintar. Pero moviendo el pincel esas dudas se disipan.

Recuerda que las cosas se hacen haciéndolas. Si te salió un jarrón cuando querías hacer el cuerpo de un hombre, úsalo para poner flores, e inténtalo de nuevo. Despacio y con el cariño puesto en cada uno de los detalles.

Y si sientes que no te place, tal vez en lugar de escultora, lo que realmente quieras es ser bailarina.

Como símil no sé que te sugieren en la práctica mis palabras, pero sea lo que sea, conviértete en tu mayor y más tenaz compinche.

Úsate a tu favor, porque es el único poder que en realidad detentas. Lo demás, por añadidura, ya sabes...

Y se te pegará de todo, así que a ir limpiando con la alegría puesta, pues no estás obligada a convivir con lo que no te sirve. Tal vez otrora fuera tuyo, porque tenía sentido tenerlo, pero llegó el tiempo de mudar la piel cual serpiente.

La exfoliación de las células muertas es un proceso algo áspero al principio, pero qué suavecito se queda todo después. Y qué receptivo...

Amanda dijo...

Por cierto, congruente con tu deseo de cambio, así como modificaste la orilla de tu blog del dolor a la esperanza, tal vez podrías matizar de otra manera eso que aún cuelga de él y que dice que eres asquerosamente sensible.

Asquerosamente
Exquirosamente
Exquisitamente sensible.

No te enfades contigo por tener un dial tan receptivo. Si puedes sentirlo todo desde una frecuencia tan inverosímil, apréstate a seleccionar y enfocar aquellas emisoras que más te preste oír. Y que el barullo no te distraiga de lo que de verdad te importa escuchar.

El cerebro tiende a la economía, y lo que no usa lo olvida. Pero ya sabes que siempre existe una memoria que todo lo conserva intacto hasta que quieras volver a usarlo. Tú decides qué, para qué y cuándo.

Gitana de Arte dijo...

No te preocupes!!! Pues tus letras te están llevando por buen camino... la expresión por medio de la palabra te hace fuerte y te lleva sin querer al lugar deseado.

Y con tu frase me hiciste recordar otra que vi hace poco en una empresa que visité :"No podemos cambiar los vientos... pero sí podemos ajustar nuestras velas para llegar al destino deseado"

Así que ánimo... yo por lo pronto seguiré ajustando mis velas para navegar en tus palabras.

Gitana de Arte dijo...

Ahhh y quiero regalarte unas palabras:

"Me encanta perderme en la orilla de la esperanza... esa que creas con tus letras."

Gitana de Arte.

DIAVOLO dijo...

Hace muchísimo tiempo que conozco esa frase, es maravillosa. Pero... qué difícil es saber hacia dónde queremos ir, verdad?

Ánimo, al final todos encontramos nuestro sitio y nuestro camino.

Besos.

Elwimg dijo...

Gracias por tu comentario en TODO LO PUEDES LOGRAR...

Un beso.

Nebroa dijo...

Amanda, poco a poco. Esa va a ser mi clave. No querer amontonar victorias, sueños, empeños. Quizá tienes razón y cuando una idea es clara, las demás llegan por añadidura.
No lo sé, pero quiero saberlo. Y moveré ese pincel, a un lado o a otro, pero no lo dejaré quieto. Tal vez me pase la vida pensando qué seré, qué querré, qué tendré, pero sin olvidarme jamás de mí. Parece que ese deseo, el de conocerme se va destilando como principal. Gracias

Nebroa dijo...

Tus deseos que son los míos en este caso, son órdenes. He cambiado el nombre, ya no aparece en primer término 'asquerosamente' pero hay algo que no me deja quitarlo. Es curisosa mi mente. De momento, me dejo fluir y no me impongo demasiado. Es más cómodo. Pero sé que lo podré quitar del todo...

Nebroa dijo...

Gracias gitana por esa frase nueva, te das cuenta? siempre hay una frase que se ajusta mejor a nuestro pensamiento. Sólo hay que buscarla. Y esto es otro ejemplo de lo de 'ajustar las velas'. Quizá lo primero que veamos, el primer viento que se mueva no es el que nos favorece, pero ajustándonos a él sin dejar de andar, llegará otro que sí sea el adecuado...

Nebroa dijo...

Gitana! hoy os doblais todas en comentarios! jaja
Sabes que este antro antes no se llamaba así? Se llamaba 'a orillas del dolor'. Hace muy poco que lo cambié de nombre, empujada por el empeño de salir de la oscuridad, por los que leeis, por los que me hablais, por los que hay detrás de algún email lleno de cariño... Y fíjate, que alguien pueda mirar al frente con algo que yo escribo es mucho más de lo que podría esperar...

Nebroa dijo...

Gracias diávolo, no creo que todos encontremos nuestro camino, pero sí creo que muchos lo conseguiremos. Es curioso que lo difícil sea decidir nuestro destino y no que el viento sople a nuestro favor. Lo que podemos decidir es lo que más nos cuesta, interesante...

Nebroa dijo...

Elwing, gracias a ti por contar aquella historia de esa forma