miércoles, 12 de agosto de 2009

Me cuentas que se acaba, que no hay rumbo, que no hay destino, me susurras que me regalarás la apatía, me vuelves a enumerar los abrazos que me faltan, me indicas que sin besos no hay sonrisas, que van ligados... Me canso de escucharte, se agrieta el ancla que te sustenta, pero sigues y sigues galopando entre mi alma, entre las dos, la que te llevaste y la que vendí...
Me levanto, ando, me muevo, me entretengo, me ocupo pero no puedo olvidarte del todo. Será posible alguna vez? Eres real como el suelo que piso, pero estás en mi imaginación...
Cuentan que este tenue grito que me invade por dentro yo lo creé, entonces, se pueden descrear las ideas? Uff

2 comentarios:

Helena dijo...

Olvidar no olvidaras jamas, a no ser que pierdas la memoria, pero te prometo que un dia ¡ojala! no muy lejano, no te dolera.
Besitos preciosa...

Nebroa dijo...

Ya me duele menos, eso es cierto, al menos hoy. Son pinceladas de dolor, pero el color negro no logra quedarse, sé apartarlo, mejor que antes y con más convicción. Aunque esos instantes que desgarran, como segundos punzantes, siguen apareciendo...Y dices que éstos, ni siquiera esos, me dolerán? De verdad?...