viernes, 7 de agosto de 2009

Avanzar

No sé qué vendrá, qué pasará, ni si algún viento moverá mis párpados.
No sé si hay alguien esperándome, o alguien que quiera amarme, no sé cuánta gente me queda por conocer, cuántos ojos miraré antes de dormir.
No sé si hay sorpresas, aliento, empujones o límites invisibles.
No sé lo que me espera, lo que he de vivir, lo que aun he de soñar despierta.
No sé nada, más que lo que no quiero. Y eso, llegados a este punto, es más de lo que otras veces tuve, así que no sé nada, pero sé que he mejorado respecto a la idea de quién quiero ser.
Supongo que, además de eso, seguir creciendo es lo único que tengo claro...

No hay comentarios: