miércoles, 1 de julio de 2009

Unos oídos para mí


Esta mañana necesitaba abrir mis labios, alquilar unos oídos y dejar que las palabras brotasen como flores en primavera. O como cardos en invierno. Necesitaba gritar, y desabrochar el botón que ata mis pulmones al vacío.
Esta mañana, tras dormir muy poco y haber viajado dios sabe dónde, necesitaba, con mayúsculas que alguien me oyera. Me escuchase. Sólo eso.
Abrir de par en par las ventanas, desgarrarme por dentro y contar mis lamentos. Mis quejas, o mis ideas. Sacarlas ahí fuera, me quemaban tanto que mis ojos estaban a punto de arder entre lágrimas.
Conecto de vez en cuando con ese saco sin fondo de "cosas que no van del todo bien" y se amontonan de tal manera ante mi mente, que deseo de manera inmediata aplastarlas con una apisonadora.
Como las ideas no mueren, y más bien parecen una esponja que vuelve a tomar su forma a pesar de estrangularlas, una eficaz forma de apaciguarlas es convertirlas en palabras. Rebotan en alguien, o quizá en el aire, y parecen disiparse por instantes.

Pero esta mañana no había oídos para mí. Ni hombros, ni espalda ni brazos...

A. dime que la vida merece la pena... le dije a mi compañero, con esa sutil forma de pedir ayuda que me caracteriza... 'la vida merece la pena, contestó', has hecho ya los planos?
E. cómo estás? yo de bajón, pfff...bastante jodida... Sin darme cuenta al final han sido mis oídos los que han escuchado sus ideas debajo de la apisonadora.
W. Me he levantado fatal, llevo un día horrible... Minutos más tarde me acababa de encargar un proyecto que he de hacer mañana.

Quizá la culpa es mía, por no saber pararme enmedio de la calle, abrir los brazos y gritar: QUE ALGUIEN ME ESCUCHEEEEEEEEEEEEEE!!!!!!!

Le he contado a mi espejo cómo me siento, y me ha dado la espalda...




Pd. La canción no tiene que ver con nada de nada, pero ese ritmo representa hoy mi decadencia.

8 comentarios:

Mdme.Macarroni dijo...

Pues yo estaría encantada de escucharte (o de leerte) aunque esté a bastantes kilómetros.. Si quieres desahogarte por msn podemos emborracharnos con palabras!

Para dijo...

Despues de un rato buscando algun simbolito en el teclado que pareciera una oreja, he desistido, como escribi por ahi abajo un dia, siempre se me dio mejor escuchar que hablar y me gusta, a veces demasiado. Aunque sea virtualmente o "visualmente" mis orejas y lo que es muuuucho mas importante mis oidos son tuyos ;)

Silencios dijo...

Estaré encantada de escucharte, da igual que rías, grites, llores o blasfemes, escuchare igual. Si me necesitas ya sabes ¡¡Habla!!.

Besines chiquitina

Fiebre dijo...

Conozco esa sensación. Y más cuando eres fuerte y un día dices, así como quien no quiere la cosa...¿la vida merece la pena?
Y te contestan: Joer, ¡los días 28 claro que sí! (día de cobro).

Y si no hay nadie a tu alrededor que ´capte´ tu grito de angustia...¡abre la ventana y CHILLAAAAA!, hasta quedarte afónica si es menester.

No sé, siempre pienso que quizá el de enfrente esté peor que yo, y no quiera entrar en esa espiral de tristeza mútua para salvarse él mismo de la quema.

cactus girl dijo...

Ah! Yo chillo sin problemas y exijo la parte de atención que me toca y que me merezco, aunque solamente sea por las lágrimas y lamentos que, gustosa y libremente, he escuchado de otros.

Lo que yo te digo, que hay gente que solo habla de sí mismo. Y escuchar, lo que se dice escuchar, no saben.

Besos nena

silvo dijo...

Joias ideas se acumulan y están ahí, dan un guerra que no se la merecen, mis hombros están útiles si los necesitas Nebroa, una pena que no sea lo mismo pero es lo que hay, un beso. duerme bien hoy te canto una nana si hace falta. vamos Nebroa ahora que estamos teniendo una incipoiente amostad no te me vengas abajo, un besote y buena noche

E dijo...

Lo siento mucho, por la parte que me toca. Al colgar me dí cuenta pero ya era tarde y cuando te llamé para ver si lo podía remediar por la tarde, ya estaba fuera de lugar..
Lo dicho, lo siento.
Un beso

Nebroa dijo...

No hay nada que sentir E, lo sabes. Muchas veces soy yo la que no sabe pararse a mirar si necesitas algo. Así que no hay nada que sentir, ni de qué preocuparte. Como dije, no supe pararte y decirte, eh, me toca, me escuchas? sé que lo hubieses hecho enseguida si te lo hubiese pedido. Mua