domingo, 5 de julio de 2009

Sigamos...

Son tantas cosas las que se agolpan en los dedos que no sé por dónde empezar, sobre todo para que se entienda algo...Pero al fin y al cabo, todo esto, además de saber que alguien más lo lee, es basicamente para mí, para mi aspecto que quiere crecer y no quedarse estancada...Aprovecho vuestras palabras, Toni, Fiebre, Luna... y los que habeis contestado antes, para poner en orden mis pensamientos, a la hora de dar una explicación acerca de cómo pienso y siento, a la vez es un ejercicio que me ayuda a catalogar, a poner ideas en su lugar, a mostrarme ordenadamente...
Así que bueno, Toni dice cosas acerca del reconocimiento, y creo que aunque puedas tener razón en algunos momentos de mi vida, en absoluto creo que mi tristeza se base en que así, tendré el reconocimiento de los demás. Esa no es la base, mira, si lo fuese quizá tendría mejor solución. Pero no es esa, cuando sufro me escondo, y no voy buscando esas caricias, porque no me alivian, me escondo para ayudarme, claro que me vienen bien, en la soledad absoluta no se puede crecer, pero aunque a veces me haya preguntado si es que no será miedo a perder a los que ya tengo, es una pregunta entre las mil que me he hecho a lo largo de mi vida para saber qué me ocurre. No es LA pregunta, no la hay. Hay muchas, algunas han tenido respuesta y he solucionado lo que venía a cuento y otras no. Pero no es eso, ni mucho menos.
Yo antes de los 24 no era como soy ahora. Apareció lo que cita Fiebre, un estado del ser que catalogaron como depresión, en el que me vi envuelta sin nisiquiera creer en ella anteriormente. Imagina el largo proceso de aceptación, de huída, de rebeldía, de abatimiento sin razón...que me llevaron incluso al intento de suicidio... Me medico al respecto, tengo un tratamiento, estamos trabajando en ello...y lo más que puedo hacer, según los médicos es, además de mis terapias personales, cuando mi mente pase por ese estado en el que no tengo control...salir, hacer lo que sea, pero no refugiarme ahí... Y lo voy consiguiendo y voy saliendo de ello...
Pero claro, no es sólo eso, desdeluego no haré responsable de mis males a una enfermedad. Más bien me pregunto por qué surgió y qué haré para 'curarme'. Y en ello estoy, aceptando que puede haber algo endógeno dentro de mí, pero queriendo hacer todo lo que esté en mi mano para no quedarme anclada ahí...
No tengo la facilidad innata de no preguntarme qué ocurre, como apunta Alicia, ni de mirar sólo los momentos alegres, hay algo dentro de mí que no cesa de indagar, de querer que esos momentos que en otras vidas suceden porque sí, en la mía, acaso no puedo yo dirigirlos? como digo, al no tener esa cualidad natural, me esfuerzo en conseguirla...Y también estoy en ello...
Las circunstancias que 'me han tocado' están ahí, está claro, pero yo no quiero ser una marioneta del mundo, y vivir en esta vida, dejándome andar por los días, esperando que el destino, en el que ya no creo, traiga algo bueno, por eso puede que de pequeña algo se metiese en mi alma, que la depresión trajese mucho dolor y preguntas, puede que necesite calor de los demás, puede que mis relaciones hayan sido traumáticas, puede que me haya arrastrado por el lado oscuro de la vida, siendo tan sensible, pero yo quiero saber más. De mí, de por qué he atraído esas circunstancias, y por qué me han sucedido? por qué las he escogido? por qué he reaccionado así hasta llegar a ser quien soy...
No quiero quedarme estancada en este dolor constante, para nada. No me he quedado parada esperando que las cosas sucedieran. He hecho cambios, he modificado posturas, he salido, me he abierto más que antes, he mostrado más cómo soy, me he quitado las caretas que llevaba en el pasado...Y aun me dicen que me quedo sentada? No, no es así. No lo es.
Sigo mi camino, equivocándome muchas veces, como yo misma puedo apreciar al no salir del todo del dolor y el llanto, pero vaya si he mejorado. Y si lo he hecho, por qué no podré seguir mejorando? Y si un día lo consigo y, como dice Fiebre, sonrío? Y si adquiero algo maravilloso durante el camino que se instala en mi alma para no moverse más? No me quedaré parada esperando que suceda porque sí...con todos mis defectos, tantísimos, con toda mi debilidad, enorme, continuo, y no me rindo. Aunque a veces lo parezca...
Y Toni, no, mis entradas tristes no son para que alguien venga a decirme que adelante, que bla bla bla, cuando las escribo es cuando más me gustaría que nadie las leyese, es un ejercicio de superación el poder mostrarme así.
No pretendo que nadie entienda lo que digo, ni que lo lean ustedes con algún objetivo, este párrafo interminable es sólo para mí, como hablar en una terraza, compartiendo palabras, pero en las que sólo me escucho yo...
Gracias a Fiebre, Toni, Alicia, Luna, Helena, Frida, Carla, porque cada uno a su manera, ha estado presente en mí. Cada uno ha sacado esa parte suya que también yo tengo escondida, y la habeis sacado para mí, con el fin de que quereis que esté bien. Y quiero daros las gracias, leais o no el blog de vez en cuando, nunca, una vez, dos, o siempre. Este dolor compartido es menos dolor y además con vosotros aquí no me siento tan sola y sí más animada a continuar con mis ganas de cambiar a mejor desterrando el dolor...

11 comentarios:

Espera a la primavera, B... dijo...

Todos tenemos nuestra particular forma de ver el mundo, por eso vivir es apasionante y complejo al mismo tiempo. Me gusta tu forma de mirar al mundo, Ana.

Espero y deseo que te vaya muy bien y que el trabajo que estás haciendo te sea muy útil, que crezcas en la dirección que deseas, que encuentres amor, amistad, todo...

Un gran beso

jaytowerr dijo...

Tengo que confesarte algo:he dejado de leer tu blog una temporada,me veo demasiado reflejado a veces.Hoy vuelvo a visitarte,y vuelvo a leer cosas dolorosas.Se que hemos comentado algo del tema,no voy a ir mas allá

¿Sabes?Tengo ganas,muchas de ver a Lucinda contigo,pero tantas como de las cervezas que nos podamos tomar antes y/o después.Igual no hace falta hablar de nada,igual de todo,igual soy un idiota,igual no debería...igual la vida no es tan complicada,igual...

Fiebre dijo...

¡Hala! Con un par.
Terapia bloguera...Niña ¡qué cojones tienes!

Si te sirve de algo, lo que si percibo cuando leo en tu casa es que la gente que entramos, te queremos.
Si no tenemos "el día" nos damos la vuelta y leemos otro día que no nos afecte tanto, si lo tenemos nos fundimos en "esa orilla" porque estamos parecidos o te mandamos a chorrarla....pero hay empatía y buenos sentimientos.
Nada que ver con otros blogs de corte semejante (a los que nunca vuelvo), en los que los comentarios se limitan a lo que decía en la entrada anterior: Hala, hala, ea, ea....

Aquí, desde el que te remueve, hasta la que entra a hacer el ganso (mmm ¿eso va por mí?) lo hacemos por cariño verdadero. Eso lo tengo muy claro.
Y es lo más que puedo sacar hoy, que yo de endógenas d´esas no entiendo...y el que la lleva, la entiende.

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Puedes comenzar por cambiar el nombre de tu blog: ...a orillas del amor (me duele la palabra "dolor" hasta cuando lo veo enlazado en mi blog). Ya sabes que el pensamiento crea la palabra y ambas... la realidad.

Y otra cosa, intuyo que no hay tanta diferencia entre el malestar endógeno y exógeno. Tengo casos cercanos de "recreación". Es imporante la genética y el ambiente, pero es mucho más potente lo que eres tú. Me repito mucho con esto, pero es que estoy convencida.

Besos, guapa.

Nebroa dijo...

Lo sé Concha, lo sé, por eso nunca ceso de buscar las razones. Van apareciendo, y yo no cesaré en mi búsqueda de lo que soy realmente. Y siempre requiero la ayuda de los que ya han superado los obstáculos que yo tengo ahora delante, así que...mmm...sabes que te buscaré, no? Gracias

Fiebre, fíjate, no sé qué pasa, pero siendo como soy de desastrosa, y teniendo tantos defectos, otra cosa no sé, pero sé que hay gente que me quiere, ya te digo, a pesar de ir siempre a mi bola y vivir en mi mundo... ´
La endógena tiene nombre de la putilla del pueblo, no!? jajaj

Tower, vuelve cuando quieras, pero quédate sólo cuando te sientas agustito...

Toni, gracias, por las palabras directas, por saber entenderme un poco, y por no quedarte callado del todo... Algún hostión te hubieses llevado jajaj si te hubiese tenido delante estos días, pero aun así, gracias

Nebroa dijo...

Y Concha, lo haré, lo comenté en una entrada de hace un tiempo. Sé que ese título variará, lo sé. Pronto, seguramente, lo sé...

Velda Rae dijo...

Yo te leo siempre, pero no siempre comento tus entradas, cuando no se me ocurre nada inteligente o nada positivo qué decir. Sobre todo, esto último.

Me parece increíblemente difícil bregar con ese dolor tuyo, me admiran tus redaños, porque hay que tenerlos para sentirte como a veces te sientes tú y venir aquí a soltarlo todo, o salir de casa al día siguiente e ir a trabajar como si el mundo te importara algo.

Los problemas concretos se pueden nombrar y afrontar (con mejor o peor suerte), porque siempre tienes opciones, pero cuando no sabes quién o qué es el enemigo a batir, ¿qué puedes hacer? ¿Contra quién combates?

Seguir viviendo ya es un logro tan grande...

Vagamundos dijo...

Decía Pessoa a través del Barón de Teide:

[...] Tragedias, muchos las tienen; todos, incluso, si entre ellas contáramos las ocasionales. Pero lo que a cada cual compete, como hombre, es no hablar de su trageida; y lo que a cada cual compete, como artista, es o ser hombre y callar sobre ella, escribiendo o cantando sobre otras cosas, o extraer de ella, con firmeza y grandeza, una lección universal. [...]

Para mi fue ponerle palabras a lo que desde hace mucho tiempo voy persiguiendo con aquello que me ocurre y podría llamar tragedia. Y es de agradecer que, además de Pessoa y su profunda prosa, su baron de Teide y su libro La Educación del Estoico, comprobar que no son refelxiones que puedan permitirse desde la grandeza, sino que se hace valioso y grande aquel que preocupa parte de su vida en tal medida.

Ánimo a un cambio quizás más radical, de contenido formal, de nombre, diseño, e incluso en una renovación literaria, en tus enfoques.

Como bien dice Concha el pensamiento hace la palabra. Haz tus palabras y tus "todo lo demás". El resto serán comentarios que te animarán a seguir haciéndolo.

Saludos.

Nebroa dijo...

Velda, no puedes imaginar lo bien que me ha sentado leerte. Sabes? casi nadie tiene esa lectura que tú haces de lo que yo cuento aquí, de quién soy y de lo que lucho por vivir... Por eso, que alguien que dice leerme sepa, entre líneas, que eso que has captado es lo que cuento, es un gran alivio, de verdad.
Porque generalmente ya he aprendido a que cuando no me entienden, no me dejo la piel porque lo hagan, ni doy más y más vueltas para que capten justo lo que quiero decir. Antes sí lo hacía, con toda la gente a la que me abría, ahora, sólo a los que verdaderamente me importan. Por eso que no me entiendan, es algo con lo que cuento, pero aun así, que alguien me siga los pasos y sepa de lo que hablo, es de verdad, un gran encuentro. Gracias.
Y sí, muchas veces mi mayor logro es continuar aquí. Aunque suene duro decirlo así, escrito sin más...
Gracias, de verdad.

Nebroa dijo...

Vagaorillas, gracias por ese texto que desconocía, y el que me hace sentir un poco más viva. Mucha gente se sorprende de que cuente, de que hable, de que exprese lo que llevo dentro, así, tan desnuda en ocasiones. Yo sólo pretendo aprender, de verdad, a mejorar. Y mi primer paso fue sacarlo todo. Darle forma, quizá para saber cómo quitármelo de encima...
Haré un cambio más radical como dices, que traducido puede ser un cambio que empezando por lo superficial, nombre, color, foto...de aquí y de allí, tal vez me lleve a algo más profundo. Por qué no?
Gracias por venir, eres especial, aunque supongo que eso ya lo sabes

Velda Rae dijo...

:-*