sábado, 11 de julio de 2009

La tristeza...

A veces la siento llegar, está ahí, esperándome en la puerta, cual silueta invisible a los ojos del mundo mas no para los míos.
A veces se instala sola, sin pedirme permiso, se acopla a mi espalda, ocupa mi mente y como humo, entra en mi alma.
A veces puedo hablarle y decirle que no venga hoy a maltratarme, que me deje respirar y que aguante sus ganas de verme
A veces ni para eso tengo fuerzas, ni para mirarla de frente, me escondo, me doy la vuelta, pero es en ese instante cuando entra cada vez más adentro hasta robarme las venas
A veces, en sólo unos minutos logro vencerla, mis palabras pueden más que sus ansias y se esconde, rápida, en el hotel del olvido
A veces, como ahora, la tristeza viene a verme

14 comentarios:

DIAVOLO dijo...

Ciérrale la puerta en las narices y que se vaya por donde ha venido. Y si insiste mucho... me ofrezco voluntario para tratar de ayudarte a espantarla.

Un besín.

Nebroa dijo...

Pero si yo le doy pero es que no sabes la espalda que tiene la jodía!!
Gracias por el apoyo, no te ofrezcas dos veces que te llamo, y ya puedes ir comprando guantes de boxeo, porque viene a menudo!

jaytowerr dijo...

No AnaB,no me jodas,acabo de ver al Fogerty en el telediario cantando Hey Tonight anoche.

Esta noche no AnaB,tomate una birra conmigo y dale una buena ostia a tu tristeza anda

jaytowerr dijo...

Y responde al puto privi y mandame tu movil joer,que al final me veo perdido en Murcia,jajajaja

silvo dijo...

No pinta nada a tu lado fuera, te mereces lo mejor, un beso

Espera a la primavera, B... dijo...

La tristeza es como esos perros pequeños que se pasan el día ladrando.

Al mismo tiempo la tristeza es creativa. Porque la tristeza llama a la soledad y la soledad, al estar consigo misma se cuenta cosas que de otra forma no se contaría.

Me gusta los que sale de tu tristeza porque es lo que te contarías a ti misma, pero me gusta más cuando ya has cogido carrerilla y dejas atrás a la tristeza (porque es bien sabido que es una señora mayor y cascarrabias con un perro pequeño e insoportable).

En fin, Ana, todo tiene solución... mientras exista el parmesano!!

Un besazo.

Nebroa dijo...

Es cierto Tower, que esta vez la tristeza sólo vino a verme un rato y fui capaz de esconderla, o de apartarla, de hablarle de frente y decirle que este fin de semana no. He visto a Fogerty, esta noche otro concierto, Emir Kusturika, invitada por Vicent, he estado tranquila, bailando (si a eso se le puede llamar bailar)...y el jueves otro buen rato. Así que la fortaleza salía de otros sitios y la he vencido en...media hora? sí, eso creo que ha durado su compañía :)

Nebroa dijo...

jajaj valeee! que había olvidado el dato importante del movil!! jajaj No te preocupes! contestaré mañanaaaaa, y no te perderás! estaré esperándote en la estación! Mua

Nebroa dijo...

Toni, me ha gustado ese lado positivo que le has dado a la tristeza. Te ha faltado el pequeño inciso de 'en pequeñas dosis'. Porque cuando es demasiado frecuente su presencia, quizá las cosas que se cuentan son tan irreales que asusta lo lejos que están de lo que realmente somos.
Yo también me gusto más cuando me impulso y corro, claro, también tú brillas más de ese modo. Pero a que no siempre es fácil? :)
Eso sí, lo que es tremendamente fácil es comer parmesanoooooo!

Nebroa dijo...

Silvo, a que no me pega¿? Siempre he sentido que esa tristeza me acompañaba y hasta me hacía estar guapa por dentro y por fuera. Ahora ya no pienso lo mismo, no me pega!

hécuba dijo...

Creo que es necesaria, en pequeñas dosis como dices tú. Y también creo que he aprendido a aceptarla. A lo que nunca me acostumbro es al dolor.

Vagamundos dijo...

¿Crees que puede ser una mala costumbre del alma? A veces creo que la tristeza es al alma lo que el cansancio al cuerpo, un estado de irrecuperable forma activa, alegre, fuerte, desgastado en tu propia historia y, en mi caso, completamente malgastado en quimeras imposible.

Nebroa dijo...

Hécuba, el dolor es esa tristeza de la que hablamos, pero que deja de venir en pequeñas dosis y se queda más tiempo del adecuado...
Y el sufrimiento? ese sí que hace que me sienta morir. El sufrimiento es en lo que yo convierto el dolor...

Nebroa dijo...

Vagatriste, no lo había contemplado así, como el cansancio del alma. Sólo que si lo comparamos con el del cuerpo, éste es capaz de recuperarse, no? Puedes hacer deporte, correr detrás del ladrón que te robó la cartera, escalar las montañas más difíciles, y aun así, tras un tiempo de descanso, el cuerpo recupera su esplendor. Por qué no puede ser igual con el cansancio del alma?
Dime que sí, anda, aunque sea mentira