jueves, 2 de julio de 2009

Idea fugaz

Seas lo que seas, ahí, plantado detrás, deja de seguirme.
Deja de empujarme, déjame ser yo la que imponga el ritmo
No me empujes, ni me retengas.
Si te vas a quedar, dame unicamente libertad

4 comentarios:

Thunder dijo...

Podría ser la trancripción de mi conversación interna con el tic tac del reloj cada mañana...

Nebroa dijo...

También es la mía, pero no sólo la de la mañana...
Oye, y qué te contesta?

Thunder dijo...

Estamos en fase de negociaciones...
A veces me siento esclava del tiempo, y eso no me gusta. Se supone que es un bien abundante, y sin embargo a veces parece que es un bien tan escaso...
Me está ayudando mucho un libro, te lo recomiendo: "Elogio de la lentitud".

Nebroa dijo...

Apuntado queda, zander, ese libro. Me gusta el título, me llama la atención y me gusta que te esté ayudando. Quizá también lo haga conmigo...
Y sigamos conversando por la mañana, al menos que esos diálgoso no cesen, significa que algo sigue muy vivo por dentro, no? Mua