lunes, 1 de junio de 2009

Vueltas

Y se marchó, dejó atrás su vida conocida, para la que la habían educado, esa que decía que amaría siempre a la misma persona. Lo dejó atrás. Salió a vencer sus miedos, a probar aire nuevo para su alma. Lo dejó sin decir nada. Se fue. Recorrió kilómetros hasta encontrarlo, para darse cuenta, después de todo, que lo que encontró era igual a lo que dejó, sólo que tuvieron que pasar 3 años más para ser plenamente consciente de que la vida da vueltas y no para de girar.
Entendió que a pesar de que aquellos ojos que abandonó estaban detrás de todos los párpados a los que más tarde besó, ella quería seguir rodando siempre

No hay comentarios: