jueves, 4 de junio de 2009

Trabajando, pero cómoda

El día ha sido duro, desde las 7 de la mañana en pie, para trabajar 12 horas parando a mediodía para comer... Nuestro horario oficial es de privilegiados, trabajamos de 8 a 15.30, cuando hay que echar horas, como en el presente que me ocupa, volvemos por la tarde después de comer algo rápido por allí. Pero a mí me gusta irme a casa, con el trabajo, me lo permiten y así lo hago. Cierro a las 4 y me voy a comer, me tomo mi café en el bar de siempre, un solo de esos que sólo mi camarera sabe poner y hablo un poco con ella. O me paro a observar a los que me rodean en la barra, que casi siempre son hombres. Aun hoy en día, en la aldea llamada Murcia, no hay muchas mujeres que entren solas en una cafetería a tomar un café. El otro día, con la dependienta de un estanco, en esas conversaciones que surgen cuando compras tabaco, sin haberla visto en mi vida, me lo comentaba, que muchas veces le apetece un café, pero que no va a entrar sola al bar... Yo asentí
Total, que me gusta venirme a casa, ordenar un poco las cosas, hacer la cama que siempre me dejo deshecha por la mañana, ponerme cómoda...encender alguna vela, incienso, abro las ventanas, entra el aire, agua fresquita en el escritorio, tabaco sin freno... Y trabajo.
No, no es lo que me gusta, como decía en mi entrada anterior, pero qué menos que ya que tengo que hacerlo, y hasta que no me centre en cambiar (urgentemente) mi rutina diaria, lo haga con cierta comodidad...
Y además, os puedo leer cada horita, cosa que hace que parezca que no trabajo sola y que estais todos ahí, detrás de mi plano, también con las ventanas abiertas

11 comentarios:

Espera a la primavera, B... dijo...

Creo que fue Perich (el dibujante humorista) que dijo en una de sus viñetas: "No sé si el trabajo dignifica al hombre, en cualquier caso lo que es seguro es que lo cansa".
No te canses mucho y averíguame si es eso verdad de que dignifica. Yo voy a ver si consigo vender mi alma un rato.

Tordon dijo...

“Arbeit macht frei” , “El trabajo os hará libres” ,se podía leer en la puerta de Auschwitz...

Besos.

PD: Tómate el trabajo como si se tratara de un hobbie entre entrada y entrada del blog.

Anónimo dijo...

me alegra mucho como llevas el dia,; te he llamado, Bruce en las noticias, hoy se celebra de su primer año 25 años, enhorabuena; te las doy pq cada vez que escucho una noticia suya pienso en ti.

Anónimo dijo...

Su primer disco.

Josenín dijo...

Saludos.

No me pongas detrás del plano, que abulto mucho y las líneas te saldrán de cualquier forma menos rectas. Ponme lejos del cenicero, a ser posible. Y si tengo que cargar con los instrumentos de tu trabajo, para que los tengas a mano, pues vale.

Jose.

cactus girl dijo...

Encontrar la comodidad....ummmm....es lo mejor para tener ganas de hacer las cosas..

(Las incomodidades me aburren y me dejan sin aire)

Besos, darling

Fiebre dijo...

Pues ¿quéquieresquetediga?

Me encanta la perspectiva que pintas. Mi puñetero trabajo no puede salir de la oficina, so pena de que salten las alarmas de medio mundo, o me fusilen por transguedir "Secretos de Estado".

Lo paradojico es que cuando termino en la oficina, el resultado se imprime en copia... hasta para la que vende los cupones de la Once en el cuartel.

Po cierto, a mi también me encanta hablar cn todos los camareros que me encuentro. Soy la chica "solitariadelabarrarajaaora".

febade dijo...

Hola Nebroa

Mi trabajo es lo que menos me importa en esta vida. Tengo que trabajar sino no podría mantener mis constantes sueños... pero sólo por eso. Salgo a las tres de la tarde, cojo el coche y me voy a casa, contesto a los blogs, que al igual que a ti, suponen una escapada a otro lugar, a otro momento, y bajo a la calle a tomar un café. A veces miro sentado rostros misteriosos con los que me gustaría charlar, otras, me quedo ensimismado, absorto en pensamientos literarios y anhelando sueños que quizá nunca se lleguen a cumplir...

Un saludo

Nebroa dijo...

Hola a todos!
Toni, yo tampoco sé si dignifica, y estoy plenamente deacuerdo en lo de que cansa, agota y en cierto modo, nos anula.
Ayer leía un email acerca de la evolúción de las ciudades, cuentan que las más adelantadas son aquellas cuyas personas, entre otras muchas cosas, aman el trabajo. Yo no digo que lo ame, porque para mí el trabajo es un medio para conseguir otras cosas, ni que lo odie, si fuese así no podría dedicarle ni una mínima hora de mi día, pero hacerme más digna, pues, francamente, NO! Creo que hay muchas otras actitudes y aptitudes que me dignifican...

jajaj tordon, intento mirar mi curro como algo así, algunas horas a las que dedico mi tiempo para en realidad trabajar en lo que me gusta, viajar, no hacer nada, reflexionar, pensar, pasear, bloguear...

Anónimo Jesús! no es su primer disco! hay que ver, 17 años conmigo y aun no te he dicho cuál es el primer disco de brus!?!?! Mua!

Jose! deacuerdo, te mando inmediatamente el ratón, el monitor y un montón de papel tamaño A3 para que me los vayas dando cuando a ti te apetezca!! Y vale, no te pongo detrás, estás delante, aquí cerquita! ;)

pinchos, qué menos que ya que hacemos cosas que no nos gustan demasiado, al menos que la comodidad las convierta en amenas, no? Como tú, lo incómodo me cansa y agota, incluidas las situaciones incómodas con otras personas! Glup!

Lo que más me gusta de tu comentario, Fiebre, es lo de que seas habitual de barras en soledad. Apuesto a que si ambas nos encontrásemos como solitarias en cualquier barra del mundo, sin conocernos, a los pocos cafés, ya no estaríamos solas! O bueno, estaríamos las dos solas!

Febade! Hola! Bienvenido al mundo laboral como medio para un fin! Así lo comento más arriba, me pasa como a ti, lo tomo solamente como la manera más legal (podríamos robar!!) para conseguir todo eso que anhelo. Para perseguir esos sueños que como bien dices, en las barras de los bares, llegamos a pensar que quizá nunca se cumplan... O sí! Vuelve cuando quieras, cuanto antes, mejor ;)

Josenín dijo...

Saludos de nuevo.

Vale, el ratón lo pongo junto al mío, la pantalla... no sé, ¿se la puedo dejar al peque?, y las hojas... seguro que me sirven para hacer aviones, así que cuando me las pidas te las voy lanzando.

Son 2.000 € al mes, para no ser otro mileurista. No pongas mala cara, que desgravo. ;)

Jose.

Nebroa dijo...

2000 sólo!? contratado!!!