sábado, 20 de junio de 2009

Tordon

Tu 'te quiero' de hoy, conocido internauta, me sirve. Mucho. Imagino esas dos palabras, desnudas, sin nada más, y me alivian las heridas.
Cuando sonrío por dentro, no quiero pensar que están escritas por alguien que no me conoce, del que no sé cómo son sus ojos, no quiero pararme a pensar que están escritas y no susurradas, ni que tus dedos las escribiesen a modo de mentira piadosa. Las quiero imaginar así, como suenan. Sin letras delante ni detrás. Solas. Te quiero...
No es que tu 'te quiero' me haya levantado el ánimo hasta el punto de olvidar que esta vida vive sin mí. No he salido a gritar a la calle que estoy viva y que alguien del norte me quiere. ya sabes que no es eso. Me llegaron como un dardo casi sin fuerza cuando llega a la diana, pero que aun la toca y puntua en el torneo. Pero sabes? mi mente no puede pasarse todo un día en la orilla del dolor. Voy y vengo de allí con frecuencia. He aprendido muchas cosas a lo largo de todo el proceso en el que estoy envuelta, y aunque no me acerco aun al notable, y mucho menos al sobresaliente, voy avanzando poco a poco, y una vez superado el suficiente voy rozando el bien.
El caso es que ponerme a hablar de fracasitos, triunfitos, bruce y compañía solo es un atisbo de ese lugar al que mando a mi mente cuando el dolor me produce demasiados desgarros en el alma. Visito esa superficie, me alivio, respiro, y aguanto lo que puedo en ella antes de volver al abismo en el que generalmente me encuentro.
Por eso, aunque es acertada tu frase de:
"La donna è mobile
qual piuma al vento"
no creas que esa pluma a la que me parezco se ha marchado por completo de la ubicación donde se encontraba esta mañana.
Así que hablo del tiempo, de política, de deportes, de televisión o de cómo queda el bacon en las ensaladas cuando le pones piñones aun cuando el día ha sido nefasto. Porque si me quedo en esa orilla, me muero, por dentro.
Así que cuando esta tarde me disponía a escuchar BTR para poner pilas al mando a distancia de la mente que me castiga, me he acordado del video y de ahí a compartirlo.

Esto no es una explicación que te deba!! Lo escribo, además de para intentar que sigas diciéndome 'te quiero', para poder pasar con más facilidad el mal trago de alcohol por la boca de mis ideas...

Yo también te quiero

5 comentarios:

Velda Rae dijo...

:-)

Tordon dijo...

Comprendo, estimada Nebroa, tus palabras y las comparto en toda su extensión: No se puede vivir continuamente dentro de esa olla a presión que son los propios sentimientos. Necesitamos válvulas de escape, algo que alivie el peso de nuestra introspección, algo que nos libere del peso de nuestro yo más sensible.
Gracias por tus palabras y por esta inmerecida distinción de considerarme parte integrante de tu mundo virtual.

Besos.

Nebroa dijo...

Me alegro de que, a pesar del atropellamiento de mis palabros, me hayais entendido! Mua!

Fiebre dijo...

Yo tambien quiero a Tordon.

Pero no se lo digas, que se vuelve insufrible.

Uf, y ahora sí que me voy a la cama, que eres tan prolifica escribiendo que me tienes esnortá perdía de un lao p´a otro...

Nebroa dijo...

jaja no se lo diré fiebre! nunca cuento un secreto!
Y suelo ser asíN, en el foro de Bruce en el que escribía, bastante más antes que ahora, corría el rumor de que tenía dedos en los codos, o 12 dedos en cada mano...por la rapidez y esas cosas!