sábado, 20 de junio de 2009

R

Tomar café contigo, fumar a tu lado mientras derrochamos letras al aire es cautivador. Saber que aunque voy vestida puedes ver desnudarse a mi alma sin nisiquera tener que hablar, me da soltura, me siento cómoda, como en el sofá de mi casa de campo, donde los veranos, después de bañarte y comer, puedes dormir las mejores siestas del mundo.
Son, contrariamente, instantes aclelerados, ambos sabemos que hay muchas cosas que hacer después, y como atropellados por las palabras en la boca, queremos tocarlo todo, todo lo que no nos hemos dicho en la última semana, todo lo que nos ha pasado por la mente, todo lo que hemos resuelto, desde los papeles del banco, hasta cómo cerramos las puertas al último amor. En 20 minutos queremos compartirnos. Y me gusta.
Desde que te conocí se han abierto tantas cerraduras de tus intestinos, que ahora me sorprendo al pensar en todo el trayecto hasta aquí. Si alguna de las llaves que te abrieron las llevé en mi boca alguna vez, sólo fue para verte por dentro. Porque siempre supe que si tu cuerpo mide 1.85, si tu piel no te limitase, hubieses tocado ya el cielo un par de veces...
Y te quiero.

6 comentarios:

Fiebre dijo...

Ten cuidado.

Yo no tengo ese problema, pero tú eres muy sensible, y cuando no hay llaves, intestinos y solamente llega el lado práctico de la vida...la empatía desaparece y te das cuenta de que fueron instantes vacíos y ficticios.
Ejercicios de literatura pomposa, de alguien con mucho tiempo y poca "alma", aunque parezca que dentro guarda un mundo.
Es que me has recordado la letra R en mi correo...

Nebroa dijo...

Bueno, espero y deseo que este pensamiento tuyo no sea haga real en este caso concreto que cuento. No lo parece. No lo es. Pero sí que ha sido en tantas y tantas otras ocasiones...demasiadas para mi corazón! Por eso ahora no voy con llaves por el mundo, intentando abrir las almas que rozo, sólo saco el llavero muy de vez en cuando, justo por lo que comentas
Y borra la letra R de tu correo

Fiebre dijo...

Esa la borré fulminantemente.

Ni siquiera era un amor.
Sólo un amigo/compañero al que intenté sacar de su "pretendido lado oscuro", que era más bien una excusa para buscar un rincón en el que quedarse en plan depredador mientras la vida sigue con su bonita hipoteca negociada hasta la extenuación (no intentaras contarle la tuya, no le interesaba), sus preciosos dos enanos, su apartamento en la playa y sus historias cotidianas (que parece que los demás no teníamos derecho a tener), sino ser ´geishas mentales´, siempre a orillas del dolor o ´asustadas de nuestros sentimientos´
¿Susto yo? juas. Cuando siento, siento...Y arramplo con todo.

Pero para saber quedarse en un sitio, hay que saber "apencar" con todo lo que la vida conlleva.
Hasta tú, que eres más sensible que yo, pero sensata, tienes una ampolla en un pie a veces, o un jefe cutre...y es cuando buscas a la persona, no al personaje, y te fallan y dices: "Déjate de literaturas y dame "pan".

Nebroa dijo...

No sé si te he entendido bien, que ando espesica hija, pero este mismo sábado hablaba de eso, de ese, déjate de historias poéticas y vamos al lío. No me cuentes milongas anda, baja a la realidad y centrémonos en lo que nos ocupa, que no soy una niñita!
Cuánto depredador hay suelto joder! Menos mal que aun quedan corazas para protegernos! sólo espero que no se me queden demasiado pegadas!!

Fiebre dijo...

Me has entendido bien.

Por eso (salvando las distancias, que este hombre en realidad es un aburrido de su vida, pero tampoco un asesino en serie)son depredadores en potencia.
Porque dio conmigo y a la primera que vi que la "pretendida apertura de alma, corazón y lado oscuro" era un bluf, lo dejé que buscara otros horizontes para su asueto en las mañanas solitarias limpiando su casa.
Pero luego empecé a cavilar.
Y me dije que quizá la próxima sea una persona sensible, o solitaria. Y olvide su propia hipoteca, su propio jefe porculero, sus miserias cotidianas y se centre en ese mundo "pretendido" de "somos especiales, tú y yo somos diferentes"...cuando en este mundo todo está inventado jamía.

Y me di cuenta del alcance del mal que este tipo de personas puede hacer en determinados caracteres, cuando en verdad le quitas la coraza y son ´funcionarios matrimoniales´ sin nada en la vida.
Quizá fui muy dura con él al apartarlo asi por las buenas y no mantener ni un mínimo contacto pero me jodió que siendo mi cómplice cercano viera que se me inundó la casa, estaba en plena crisis laboral, danzando de médico en médico a ver si me operaban el pie, arruinada sin un duro...y me dijera con palabras ´literarias´que él estaba a un lado del camino hasta que Lola volviera y que carecía de empatía.
Si algo valoro en la gente es la empatía, o al menos, la tolerancia. Yo me trago mucha mierda y no doy mucho la lata, por eso cuando me quejo espero una mínima compensación. Y gente que leyendo mi blog (te hablo de amigos personales) se dieron cuenta que algo no iba bien directamente me llamaban por teléfono. Este sujeto, dejó de hacerlo. Eso sí....en el mundo virtual seguía con sus literaturas.
¡A chorrarla!
Joer ¡vaya rollo que te he soltado!
Es que en esta casa me encuentro tan a gusto....

Nebroa dijo...

Es un placer saber que notas las puertas abiertas aquí para contar lo que te venga en gana!

Volviendo al tema, dios! creo que hiciste bien, no es que creo! coño! es que hiciste bien, te lo dice una que siempre ha pretendido poder llevar a cabo esas acciones, tan tuyas. Tan: Eh! que aquí estoy yo, que te vayan dando si no vas ni siquiera a mirarme!
Ese 'tú y yo somos especiales', causa mucho daño a quienes hemos querido escucharlo tantas veces que a la primera de cambio nos lo creíamos. Cierto. El del suicidio, aquel que me dijo: aleee, mátate hija que te admiraré, era uno así. Igualito que el que describes. Lo mismo era el mismo!!! Y no supe decirle vete a tomar por culo! Ahora sí lo haría, seguro. Ahora ya no soy dependiente...y gracias a dios he crecido. Pero sí, lo que pensaste, eso de que si pilla a alguien más sensible, más niña, más inmadura, puede hacer mucho daño, es totalmente cierto. Por desgracia!
Coño, yo también te he contado mi vida aquí en un pis pas! jaja
Saca el lambrusco muchachaaaaaa!