domingo, 28 de junio de 2009

Lo normal


Hoy podría estar durmiendo en Londres, podría haber visto a bruce en concierto, y podría haber tenido bonitas conversaciones sobre rock, sobre la vida, sobre los sueños y los deseos. Pero no, aquí estoy, recien llegada de una fiesta veraniega con gente feliz que sale los sábados a ver lo que pilla...
Aquí estoy, pensando en que mañana tendré que limpiar, que trabajar un poco, que aprovechar el día porque enseguida llega el lunes sin tiempo...Y bueno, sin dejar de sonreir. Y si no lo consigo, al menos sí que he dejado de llorar. Y algo es algo.
El dinero no me ha dejado llevarlo conmigo a Inglaterra y la cuenta corriente me cuenta que de gracias a que es corriente y no anormal y aun me abastece. Así que para qué quejarme. Todo va bien.
La vida pasa, los días se suceden y yo aquí, enmedio del vendaval de ruidos, intentando no quedarme sorda, seguir andando a mi ritmo y confiando en que una vida 'normal' también merece la pena ser vivida.
Yo, que siempre luché por salirme de lo corriente, como mi cuenta, por aspirar a una vida para recordar. Yo, que en el pasado pensaba que si no hay aventuras, que si la intensidad, la viscerabilidad y la pasión no te gobiernan es que, Ana, estás perdida.
Y mírame, calmándome con los años, por haber comprobado que tampoco me satisfacía el irregular, montañoso y abultado recorrido hacia la muerte.
Quizá me esfuerzo demasiado en creer que así se está bien. Quizá sigo pensando que aquello que yo creía era lo bueno, y lo único que he hecho es dejar que la resignación invada mis campos ausentes de flores. No sé.
La intranquilidad interior continua en llamas, y no termina de apagarse. Así que o esto de que "dentro de una vida normal se puede ser feliz" no es del todo cierto, o yo no sé hacerlo bien. Que quizá es lo más probable...

10 comentarios:

Rose Kavalah dijo...

El truco está en ver siempre a los que están peor que tú. Es decir, si te centras en alguien que tiene una cuenta abultadísima, una "cuenta anormal", te quejarás de de que la tuya es tan sólo una "cuenta corriente".

Pero si te fijas por contra en alguien que no tiene ni cartera, pues te sentiras muy muy bien con tu "cuenta corriente", porque es corriente pero cuenta al fín y al cabo.

un abrazo Nebroa!

Silencios dijo...

Rose tiene mucha razón.

Pero ..... Mi niña tienes que salir con ganas "DE" Vida, y divertirte mucho,mucho, da igual el lugar, lo especial es la compañia.
Besos de domingo

jaytowerr dijo...

Yo no creo en la felicidad duradera,AnaB.,pero si en buscar los pequeños momentos,las cosas pequeñas de la vida que lo consigue.A mi tambien me gustaria haber pasado esta finde en Londres,esa ciudad que tan mal me trato,pero a la que he sabido tomarle la revancha.
Tito Neil y Bruce hubiesen sido una escusa perfecta,pero sobre todo,cervezas,amigos,rockanroll...hay días que solo necesito eso,pero todo junto,que dificil...

El 16 de julio está cerca,algo de eso habrá,y me apetece mucho

E dijo...

Deberías estar tu y deberíamos estar mas de uno en Londres....
La intranquilidad interior es buena, no dejes que se vaya, no te acomodes. Sigue esperando algo, cosas, amor, ...lo que sea. Tu no vales para decir "ya está, ya soy feliz". No va contigo.

Nebroa dijo...

Rose, tu filosofía de comparación con el prójimo no me gusta. Entre otras cosas porque no me funciona. No suelo compararme con nadie. En ningún caso, por eso éste no es tampoco el adeacuado. Así que aunque escucho tu consejo, creo que no sé seguirlo ;)

Nebroa dijo...

Silencios! has dado en el clavo. Quizá sea eso. La compañía. Esa que no siempre me acompaña, lo intento, créeme que lo hago, y me río, por supuesto. Disfruto en la justa medida, como mejor sé hacerlo. Pero no puedo negar que hay otras cosas que me gustarían más...Aun así, p'alante.
Gracias flor!

Nebroa dijo...

Tower, lo intentaremos ese día. Y que salga como tenga que salir, no?
Con lo fácil que parece no? buena música, buenos amigos, buenas cervezas frías, buen ambiente...ves? así dicho todo seguido suena tan cercano que hasta lo puedo tocar :)

Nebroa dijo...

Pues E, ya me valdría servir para eso! Valer para decir: alee! ya soy lo que quería, o en gran parte! qué bien me siento!
Por qué no valgo?
La intranquilidad no es algo que se apague con facilidad, de momento está ahí, queriendo saltar y yo intentando calmarla para que no me altere el sueño. Quizá no hay nada más y sólo queda esto que tengo...

Rose Kavalah dijo...

Hombre Nebroa, eso es completamente imposible. Casi todos los valores que rigen nuestra vida a día de hoy están fundamentados en comparaciones.

Por poner varios ejemplos (un poco tontos, me temo, pero que tal vez logren hacerte entender lo que quiero decir):

Si aterrizases un día, por ejemplo, en un lugar en el que los habitantes se pasan las 24 horas del día ayudando al de al lado, pues tú quizás les parecerías una mala persona, egoísta, porque no ayudas tanto como lo hacen ellos.
En cambio aquí probablemente seas una maravillosa persona.

O con cosas mucho más simples. Cuando dices: fulanito es rico y es alto, pues obviamente es rico y es alto comparandolo con la media en la que vivimos. Sin nada ni nadie que comparar, no podrías definir nunca si alguien es rico, si es alto, si es gordo, si es inteligente...

Nebroa dijo...

Vale, entiendo lo que dices y logicamente tienes razón, otra cosa es enfocarlo de distinta manera. Es decir, si yo estoy contenta con, siguiendo tu ejemplo, mi forma de ayudar al prójimo, si me siento agusto conmigo, si hago lo que me dicta la mente y el corazón, si soy coherente...aunque llegase a ese lugar, y ellos pensasen que yo no soy buena, y sí mala persona, supuestamente, mi nivel de aceptación para conmigo seguiría, o debería seguir siendo el mismo. No?
Y respecto al rico, pobre, alto o feo, en ese término, en lo físico es más fácil catalogar con etiquetas a las personas, claro está. Porque todo es relativo...
Así que aunque te entienda...mmm...no creo que para sentirme bien, feliz, contenta, me sirva la comparación con los demás.
te has enterado de algo!?!? jaja