domingo, 14 de junio de 2009

Ideando XVI

Buscando frases que llenasen este instante de relajación, llegó a mis ojos con verdadero ahinco, alentando mis zonas dormidas:

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”
Albert Einstein

Porque no hay nada como tener ganas, nada hay más potente que nuestras fuerzas, nada comparable al ímpetu que se esconde detrás de querer alcanzar la meta....

Pd. Sigo sin encontrar las palabras adecuadas para contar lo que se sucede en mi mente...así que sigo vagabundeando por las orillas de los demás, que, como tantas otras veces, son capaces de despertar mi destino estancado...

13 comentarios:

Helena dijo...

las palabras ya llegaran, tu mientras tanto sigue por aquí, que cuando lleguen te pillen escribiendo...
Un beso y buen domingo.

silvo dijo...

Si la voluntad es muy poderosa pero no debe apartarse del objetivo que si no se vuelve muy débil, buen domingo

cactus girl dijo...

Algunas veces he probado a llevar como bandera la voluntad...y la verdad es que es impresionante los resultados que obtienes..

Lo que pasa es que la voluntad te abandona muy fácilmente.

Besos

febade dijo...

La voluntad acuna la idea que marcará nuestro destino.

El camino se torna misterioso y en la oscuridad la voluntad enciende la antorcha. Otea tu interior con la mirada e ilumina los rincones de tu alma.


Un saludo

Aida dijo...

Es cierto que la voluntad hace mucho, pero tampoco se le pueden pedir milagros. Hay millones de cosas que, por absurdas que sean, escapan a nuestro control...

Velda Rae dijo...

Estoy con Aida, millones, trillones, cuatrillones...

hécuba dijo...

Como dice Aida hay muchas cosas que se escapan a nuestro control y si encima eres de tener poca fuerza de voluntad... :(

Nebroa dijo...

helena, buen consejo, que lo bueno nos pille siempre en movimiento, para que no le cueste trabajo encontrarnos ;)

Es curiosa la voluntad silvo. Es una fuerza sí, pero como dices, si no se está concentrado en el objetivo, a ella no hay quién la mueva. Entonces, qué hay detrás de ella?

Cactus, pues sí, eso mismo decía, que antes de ella debe haber otras cosas por dentro. Muchas ganas de conseguir algo, mucho deseo, muchas alas para volar hacia el destino, si no, la muy puercaaaa se va con otros!

Febade, como siempre, me dejas con los dedos inmóviles sin saber qué escribir :)

Aida, como sabes ya he hablado otras veces de eso, de todas aquellas cosas que no se cumplen, que no nos llegan, que no están en nuestra mano y contra las que siempre estoy en pie de guerra. Esas son las que, literalmente, me matan. Pero las otras, las que sí se consiguen a fuerza de voluntad, esas, sin ella, no serían posibles.

Pues eso Velda, lo mismo, qué me vas a contar de los cuatrillones de detalles que no conseguiré por más que me esfuerce. Lo sé...pero leches, quedaos con las otras! jajaj :p

Hécuba, entre las que no se pueden controlar con nuestras manos y las que se alejan porque la voluntad se pierde en el camino, menudo desastre! Pero eso sí, no sé otras personas, pero tú de voluntad sabes bastante. Esa es la impresión que se escapa de ti en tu blog (forma en la que te conozco claro)

Sara dijo...

No es mal metodo, mientras las Musas se dignan acudir...

hormiguita ana dijo...

con tu permiso, nebroa, me cuelo de nuevo en tu casa....

sin voluntad, no somos nadie...tan sólo seríamos piedras....

no has barajado la posibilidad de ESA VOLUNTAD...usarla para no pensar tanto,,, no darle tantas vueltas a todo,,, etc etc ???

es sólo una opinión, eh! y la que te la escriba piensa y piensa y piensa,,,, sin parar las 48 horas del día.... sólo que, sé que a veces, no sirve para mucho....sino todo lo contrario...

Nebroa dijo...

Sara, mis musas, bueno, yo creo que nunca han estado aquí, por lo menos las que así se llaman. Habrá voluntad, pero lo que se dice inspiración, poca veo yo!! Un abrazo!

Hormiga! jajaj que si lo he pensado? que si lo he intentado? poz zi amparo! Claro! muchas veces, demasiadas...al final no funcionó! nunca funciona! y sabes? me dediqué a quererme así, a aceptar que mi mente no puede estar quieta durante mucho tiempo y a gustarme así. hasta que vuelva a intentarlo claro!
Y sólo te pasas 48 horas pensando al día? Pfff, poquísimas!! :p

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

sin voluntad y ganas, no podemos hacer nada. Besos.

Nebroa dijo...

Por nosotros mismos, no, nunca! Es evidente! Gracias por venir! :)