martes, 23 de junio de 2009

Fuego

Quemaré las prendas con olor a esos ellos que quisieron desnudarme arrancándomelas.
Quemaré las primeras lágrimas que vertí en la orilla de este dolor amargo
Quemaré los guantes oxidados que no me dejan tocar el cielo
Quemaré mis botas con las que he recorrido montañas rusas de sentimientos

Quizá ponga en la hoguera esas ganas de buscar lo inalcanzable
Y tal vez prenda fuego a la oscuridad que me persigue, sólo tal vez
Haré que se derrita el hielo que me han vertido sobre los hombros
Y las llamas de la tristeza darán vida al resto de la hoguera

Quemaré algunas cosas, no tantas en realidad...
las suficientes para que la luz que desprenda el fuego sobre la arena
sea capaz de iluminar todo aquello que me gusta y que quiero conservar...

7 comentarios:

Nebroa dijo...

Pd. esto de escribir con mi sobrina María correteando por la casa es...bueno, es! Simplemente es!!

cactus girl dijo...

Yo voy a quemar la mala leche acumulada, que de esa tengo un rato largo...de hecho, no sé si habrá hogueras que satisfagan mi sed de quemarla...

Ale, rubia guapa, a quemar, a quemar, que nos quedemos nuevecitas para este verano...

Besos

Fiebre dijo...

Pues en mi hoguera, que estaba vacía, echaré todas esas cosas tuyas y la mala leche de Cactus.
A ver si teneis suerte por partida doble...

Nebroa dijo...

Al final me he quemado como medio pulmón porque me estoy hinchando a fumar!! En fin!
cactus, la mala leche arde sola! no hay más que tocar ciertos puntos pa que salte como las chispas de una gran hoguera! así que ale, no será difícil! chumáscala!

Fiebre, suerte? has dicho suerte? eso qué e lo que é!? Mua

Rose Kavalah dijo...

me gusta. Sobretodo lo de los guantes oxidados

Nebroa dijo...

Gracias Rose, qué alegría verte aquí, dame un abrazo!

Rose Kavalah dijo...

todo tuyo :)

y tranquila que me verás más ahora que puedo