jueves, 21 de mayo de 2009

Intranquilidad

Mañana me voy a Alemania, no creo que pueda desconectar de nada, me espera la comunión de mi sobri y bastantes cosas por hacer...
Me voy sabiendo que este viaje, por el que tuve que pedir un día libre en el trabajo, ha desencadenado malas épocas laborales.
Mi encargado jefe o como quiera que se llame aprovechó para decirme todo lo que pensaba de mí y de mi trabajo. Él, que tantas otras veces en el pasado, cuando era compañero y no tenía ningún cargo, me alababa continuamente y decía frases de esas que una necesita escuchar de vez en cuando para sentirse valorada...
Hoy me siento frustrada, después de currar mucho, como siempre, resulta que el resultado no es el esperado...Eso dice él. El ambiente es terrible, él hace como si no hubiese ocurrido esa conversación, pero yo no puedo olvidarla, y me cuesta muchísimo sentirme cómoda...
Eso me sobrepasa, situación nueva y desconocida que me altera.
Eso, y mi espalda y cuello que cada vez se resienten más al moverse.
Eso y el bajar la medicación de siempre, que hace que mi organismo se vaya quejando.
Eso y el estrés, el ajetreo, las prisas, ausencia de tiempo.
Eso y la pérdida de sentido, destino, rumbo y finales cercanos.
Eso y el resto, que soy yo, esa mujer a la que cada vez le cuesta más respirar para seguir viva.
Eso y mi presente desencantado...
Sólo quiero dormir, dormir y no despertar aquí. Soñar con lo imaginado, no bajar al suelo, no sentir este 'hoy'. Marcharme a ese mundo inexistente, en el que todo lo pensado es real...
Es que siempre me sentiré así? Es que no hay una meta, un final, un punto y aparte en esta etapa (vida) de continua agonía?


11 comentarios:

silvo dijo...

Qué manía de creerse alguien cuanquiera que adquire un cargo de nada, buen viaje, disfruta de la buena música como la que pones hoy en la entrada, buena noche

Tordon dijo...

Tengo la obligación moral de comunicarle que ayer,- sin pedirle permiso previamente- la citan en elsubmarinobajoelgrifo.

Ánimo y suerte con todo lo demás.

jaytowerr dijo...

AnaB.Basta,levantate,mira a esos hijos de puta a los ojos y diles:"aquí estoy cabrones,conmigo no vais a poder".

Yo no soy ahora mismo el más indicado para dar ánimos,ya hablaremos tu y yo de lo divino y lo humano,pero no puedes hundirte ni regodearte en la miseria de los malos momentos.Soñar y perderse en mundos privados estábien,yo lo hago continuamente,pero cuando llega la cruda realidad no puedes hundirte,tienes que inspirarte en ese otro mundo,y en la gente que te quiere,que seguro que son muchos.

Disfruta de tu sobri,a la que adoras,y que no te vea triste,porque no debes estarlo.

Un beso

Velda Rae dijo...

Los peores son los que cuando eran compañeros más protestaban y reivindicaban. Después sufren tal metamorfosis que llamarlos cucaracha resulta suave. Olvídalo y disfruta de tu viaje. Un beso.

Aida dijo...

Espero que Alemania te sirva para cambiar de aires y regresar con energías renovadas. A veces hace falta cambiar de escenario para coger fuerzas.
Un besito!

Fiebre dijo...

Pues yo no puedo consolarte. Te entiendo perfectamente.
No puedo tener una conversación de esas características y luego seguir como "si no hubiera pasado nada".
Hay gente que tiene esa habilidad, parece que sacan el cuchillo y tras limpiarlo, no recuerdan que se usó un día para deshuesar. Yo carezco de ella.

Disfruta de la comunión.
Un besazo.

hécuba dijo...

Es algo que me descoloca totalmente. Discutir con alguien o que te digan cosas de ese tipo y luego como si no hubiera pasado nada. A veces ni sé cómo reaccionar, pero te sientes incómoda, es inevitable.
Y de lo demás, Ana, quizás no sirva de nada decirte que el día menos esperado dejarás de sentirte así, porque la espera siempre es dura, pero estoy segura de que llegará. Hasta entonces, los que estamos a tu alrededor, lo único que podemos hacer es consolarte, escucharte, hablarte e intentar que sea más leve.
Espero que te lo hayas pasado muy bien en Alemania.
Un beso :)

paco dijo...

No sabes hasta que punto te entiendo:
Hijos de puta en el curro, dolores de espalda, cervicales, cabeza, estrés...la verdad es que yo tembien me pregunto si merece la pena tantos malos momentos, para tener tan pocos buenos...
Y no están las cosas cómo para irse del curro...ya me echarán ellos...
Y no puedo ir a ver a Lucinda!!!
Sólo decirte que ánimo, y que desconectes en Alemania...

Nebroa dijo...

Chicos, gracias a todos, ahora no puedo hablar mucho, pero queria agradeceros los comentarios...efectivamente no he podido desconectar, soy asi de gilipollas...en fin...Sigo de comunion, ma;ana noche vuelvo a murcia...y dios dir'a...
Mierdateclado que hay en alemaniaaaaa
Os echo de menos!!! Muaaa

Espera a la primavera, B... dijo...

Es la primera vez que escribo en este blog y espero que no sea la última. Será casualidad pero cuando tú volabas hacia Alemania yo volvía de allá y al leer tu entrada (llegué hasta ella tirando de un hilo extremadamente largo y delgado) me dio por imaginar que quizá nos cruzamos por encima de las nubes, que en un momento determinado, cruzó mi avión la estela invisible que dejó el tuyo o viceversa. Y entonces no sé, tal vez eso no sea nada (o casi nada) pero me hizo sonreír sólo un poco pero lo suficiente como para darme cuenta de que el mundo está lleno de pequeñas casualidades (o de cierta propensión a padecerlas)y me fui contento a la cama. Entonces no te escribí pero lo hago ahora por que no he dejado de pensar en ello y porque el hilo del que tiré hasta llegar a tu blog se ha llenado de escarcha cargado de gotas diminutas como en esas telas de araña de algunas fotografías. Y he empezado a escribir... no sé.

PS: Veo que escribes desde la melancolía. La melancolía es como uno de esos gatos mimosos que siempre se tumban a tu lado cuando no hay nadie más, te hacen compañía pero te deja siempre lleno de pelos el jersei. No te quedes demasiado en ella pero escucha qué te dice que es lo que no funciona. Bonito blog.

Nebroa dijo...

Os había escrito a todos un comentario, pero lo he mandado a la basura sin saber cómo...me pasa por abrir 14 ventanas a la vez...
me había quedado en el de 'toni'...

Me has hecho sonreir, pero por apreciar cómo alguien puede hacerlo sólo imaginando. me has hecho sonreir al ver un nuevo comentario. Me has hecho sonreir al imaginarme a mi gato melancólico a mi lado cada noche...Y bueno, sonreía llorando, pero quizá eso sea bueno...
Espero que vuelvas, que me cuentes dónde empezó el hilo delgado que te trajo hasta aquí y me vayas narrando en qué se va convirtiendo. Un abrazo, lleno de pelos!!