sábado, 30 de mayo de 2009

Darle la vuelta

Al final no había nada entre ambos, sólo fue su mente la que fingió que algo nacería, sedienta de emoción y pasión. Como andaba demasiado hambrienta de amor, se imaginó demasiadas cosas y una vez más su amigo el consciente le jugó malas pasadas.
Siempre se preguntaba el por qué de estos errores, de estas ideas inventadas, por qué la dejaban arrastrada si eran sólo eso, ideas?
Por qué a pesar de pasado el tiempo no sabía distinguir entre la maldita realidad y la bendita imaginación? por qué si todo se fabricaba en su mente, cuando la realidad le ofrecía lo contrario, llevaba los efectos a su vida real? por qué lloraba de verdad y no con la imaginación?
Por qué lo bueno y positivo, según ella, unicamente crecía, nacía y moría en su cabecita loca y lo malo y oscuro, crecía y crecía y volvía a crecer delante de sus ojos?

3 comentarios:

E dijo...

Una muesca mas en tu revolver, ese que te falla el tiro y tiene el cañón algo desviado.
Tienes dos soluciones; o comprar otro que apunte mejor o comprar un vuelo para el proximo finde a....Canarias, por ejemplo?
Besazos. Todo es intentarlo, aunque sabes que casi nunca se acierta en la diana. Pero sigue disparando, te compraré cajas de munición.

Nebroa dijo...

Sólo quería decirte que esta tarde, hoy, esta noche pensaba en lo mucho que me conoces, y en lo que has llegado a entenderme... Y que gracias, de verdad.

E dijo...

Bendita imaginación la tuya. Que no deje salir a la maldita realidad, anda.
Lo de las gracias no lo entiendo, aunque las acepto por cortesia pero te mataba cada vez que las das....vamos a hacer algo; te las cambio por una bolsa de limones que llevas en tu maletero, tu madre me lo recordó, vale?