sábado, 4 de abril de 2009

Un poco de todo

Mis días siguen pendientes de médicos, y de papeleos. El fin de semana ayuda a desconectar. Hay más tiempo para mí y espero poder tener ratitos conmigo.
Mis sobrinas Ada y Luna han llegado de Alemania! Como locas y como lapas ya han pasado la tarde pegadas a mí, incluyendo a la mofletes María. Nos hemos reído mucho, y hemos berreado, cantado en el coche, merendado...
Ada, de 9 ya controla alemán de una manera bestial. Mientras ella jugaba a hablar por teléfono con su amiga imaginaria, la otra sobrina, María, de 3 años le decía: Qué dices Ada? no me entero! Estás loca!!
Me hacen reir mucho, y me transmiten algo de su energía. Hoy me dolía muchísimo la cabeza, pero al estar ellas, no he permitido que mi día acabase a las 9, que me hubiese ido a la cama de no estar ellas aquí.
Ahora está durmiendo a mi lado Ada, que se levantó a las 3.30 de la madrugada de ayer y sin dormir todo el día, se ha quedado durmiendo encima de la mesa, en el santo de mi abuela!
Mañana, el otro o el de más allá serán días de reflexión, ahora no toca eso, toca jugar, volver a ser niña, mezclarlo como pueda con mis deberes de adulta que nunca quise ser, y seguir adelante...

2 comentarios:

hécuba dijo...

Los niños suelen ser una buena terapía contra la tristeza. Aprovecha que las tienes ahí y disfruta de ellas :)

Nebroa dijo...

Suelen serlo, aunque no siempre. Pero cuando podemos 'aprovecharnos' de ellos, hay que hacerlo. Yo hoy he cumplido mi deber. Y ellas el suyo claro!