domingo, 5 de abril de 2009

Empatía

Siento el dolor de los demás como el mío propio.
Cuando me definí en el blog, al crearlo, como 'asquerosamente sensible', me refería en una parte amplia a ese desgarrador motivo. Otras cualidades corroboran la definición, pero esta es una de las franjas personales que quebranta mis ideas.
Leo, veo, escucho, observo otras mentes abrirse cuando lloran por dentro, y algo que no controla mi altivo ego se esfuma hasta situarse al lado de cada mirada lastimada.
Huyo hasta el lugar más próximo a ellos, de repente yo ya no soy, y me empiezan a inundar instantes de esas vidas. Me aislo del lugar que piso y vuelo hasta sus días. Por instantes sus vidas son la mía, habito en sus camas por la noche, me vierto en sus mentes y sufro dentro de la piel de cada uno ocupando su espacio.

Hay un rincón que visito a diario en este mundo virtual. Y cada una de sus entradas me empuja a lo que cuento. Vivo en el norte, me he mudado, estoy sola, pienso, lloro, sueño. Reflexiono demasiado, echo de menos a alguien, pienso en historias acariciadas. Veo la tele, leo un libro como si fuese ella. Y todo en menos de un minuto.
Ha sido poco tiempo, pero al volver a ser yo, a mirar mi monitor, a ver lo que rodea mi estudio, vuelvo más derrotada que cuando me fui.

Hay un poco de mí en ella? hay una parte de nosotros que no nos pertenece y está en todas partes? Qué extraño vínculo invisible me une a los que, por algún motivo, lloran?

7 comentarios:

hécuba dijo...

Hay muchos paralelismos...

Fiebre dijo...

UF!
Debería decirte que lo dejaras correr.

Pero a esta loca que a veces no piensa...también le pierde la empatía.
Supongo que esa es una de las razones por las que acabé aquí, aunque a priori, los de fuera, digan que no tenemos nada en común tú y yo...
¡Pues que les vayan dando!

Daeddalus dijo...

Supongo que todos nos parecemos más de lo que nos gusta reconocer. Nos consideramos diferentes, especiales, únicos... y en parte los somos, pero a todos el dolor nos hace daño, nuestra sangre nunca dejará de ser roja y siempre encontraremos motivos para llorar, aunque no sean los mismos.

O tal vez sea más simple y como dicen en mi pueblo, Dios los cría y ellos se juntan.

Para dijo...

Por mucho que compartir lagrimas no las haga menos pesadas,espero y confio que todos sigamos cargando esa losas ajenas y que nos haga tanto o mas daño como la nuestras, porque si algun dia la empatia desapareciera definitivamente, probablemente este mundo lo haria con ella.

Velda Rae dijo...

Supongo que es un poco esa cita tan manida de John Donne: "Nadie es una isla, completo en sí mismo...". Venimos del mismo sitio y nos dirigimos a idéntico lugar, tenemos un pasado común y compartimos demasiadas cosas. El dolor de los demás provoca un eco en el nuestro.

Nebroa dijo...

Hécuba, en todo los hay. Sigo admirada porque cada vez encuentro más.

Fiebreloca, a veces no pensarás, como dices, pero y las otras? Dicen que no nos parecemos? qué sabrán ellos? acaso nos conocen plenamente a las dos!? Así como si no se necesitasen 7 vidas para descubrirnos a cada una!!! Mua!

Daed, todos somos piezas únicas, pero muy parecidas desdeluego. Nunca iguales pero bastante similares. Supongo que es así de sencilla la respuesta.

Para, como bien dices, creo que en esa unión invisible radica mucho del avance de este mundo. Mucho si no todo. Qué seríamos sin compañía? sin pensar de manera colectiva?...Poco, o nada de lo que ahora somos.

Velda, yo también creo que además del presente, compartimos otros tiempos. Quizá de los que no recordamos, pero que sí existieron.

Gracias a todas...chicas! que nos hemos vuelto a reunir. Y ellos? no sienten empatía? :)

E dijo...

Yo tambien....pero me abrumais entre todas.No se que decir! :)