sábado, 28 de marzo de 2009

Transparentes?


Anoche comencé a escribir una entrada, que contaba realmente lo que pasa por mi mente y alma estos días, y me dejé llevar tantísimo que iba a contar toda la verdad.
En un momento del cutre relato vinieron a mi mente algunos ojos que verían ess texto quizá horas más tarde.
Sin dudarlo, seleccioné todo lo escrito, botón derecho, copiar... Abrir archivo de word, botón derecho, pegar.
Y ahí continué hasta llenar casi dos folios que antes no existían.
Me lo quedé para mí. Como hacía hace ahora 5 meses.
Siempre he escrito, mucho, muchas veces, y dejando mucha de mi profundidad en esas hojas inventadas. Cuando creé el blog, empecé a contar pensamientos e ideas aquí, y dejé a un lado esa parte mía, plenamente íntima, que escribía todo unicamente para mi otro yo.
Al principio sólo tenían la dirección de este rincón algunas personas contadas. Con el tiempo se extendió a más ojos, y en realidad no sé quién me lee de los que habitualmente rodean mi rutina, pero sólo el hecho de que la mitad de ellos pueda asomarse por aquí, hace que, en días y párrafos como el de ayer, quiera guardar para mí lo que es mío.
Quizá si volviese atrás no daría la dirección a algunas personas que ahora sí la tienen. Pero ayer también pensé que la solución es tan sencilla como:
-O bien creas otro blog de desconocida total
-O bien cuando escribas cosas totalmente TUYAS, las sigas escribiendo en tu mejor amigo Word

Pero como mi mente nunca se queda en la superficie, empecé a pensar en: Qué expreso de mí a los demás? qué partes no me asusta mostrar? No existe la plena transparencia? Qué sucedería si nada fuera escondido? si todo se nos viera? Tendríamos la misma vida? los mismos amigos? Si cualquier pensamiento pudiera ser visto y escuchado por los de ahí afuera?...

Y ya si eso, con las respuestas, me voy a mi archivo de Word...

8 comentarios:

paolo futre dijo...

tu decides,yo te apoyo

Quetzalli dijo...

Desnudarnos por completo, reflexionar y mirarnos por dentro hasta la mas infima particula es un privlegio muy humano...no creo que tenga que ver con la transparencia..no al menos ante todos...
y si como dice Palolo la decision es toda tuya.
Un abrazo.
A mi nadie me invito pero me encanta leerte.

Aida dijo...

Te comprendo a la perfección, a mí me pasa lo mismo :)

Velda Rae dijo...

El instinto de conservación (y hasta el de conversación) recomienda no ser transparente, mucho menos abierto de par en par. Hace un frío ahí fuera...

Nebroa dijo...

Quet, bienvenida a casa!
Es cierto que yo no pongo reparos a lo de conocerme hasta el mínimo puntito que haya dentro de mí, pero es distinto lo de compartir todo con los demás. Ese miedo a mostrarnos, a todos, sin reparos, de dónde saldrá? de quién hemos de protegernos? Ya sé que hay muchos humanoides ahí afuera, pero qué lástima no? sería como un paraíso, donde nada asustaría...

Aida, no sabes cómo me alegra saber que tampoco en esto, estoy sola

velda, como siempre coincidimos, pero lo que comentaba, por qué ha de ser invierno ahí detrás de nosotros mismos? Sería bonito que fuese primavera, no? Lo que sí es seguro es que la vida sería distinta, completamente distinta a lo que ahora conocemos...

Velda Rae dijo...

Por cierto, Nebroa, gracias. Llevaba días y días dándole vueltas a lo de En blanco, porque aunque tenía claro el final, no sabía cómo empezar y tu entrada me ha dado la idea. ;-)

I came dijo...

sabes que no empecé a leerte desde el inicio pero...ahora hacía un tiempo que no entraba y el ver tantas cosas, tanta gente, tantos comentarios ...me hacías sentir como..qué pinto yo aquí y cerrar la página...No escribo( y me gustaría)pero llegaría demasiado pronto a este pensamiento y....

Nebroa dijo...

Icame...Tanta gente? pero si somos 4 contados! Además, que te apuestas a que soy yo la misma que se contesta!? :p
Que sepas que no me hace ninguna gracia lo de 'qué pinto yo aquí'. Pero nada de nada! A mí me gustaría que escribieses, que me contases cosas, y que me criticases! Lo que sea, como sea, pero que estuvieras por aquí 'cerca'... Un abrazo con el alma, esa que no se gasta