viernes, 20 de marzo de 2009

La soledad


Puedo escribir tantas cosas de ella, que si me pusiera a esbozar letras, párrafos, frases que quedasen bien, podría detenerme en el tiempo, dejar pasar más de 10 días y no haber terminado aun...
Así que hoy, ahora mismo, con lo primero que pasa por mi cabeza, qería contarme a mí misma quién es ella. Esa soledad tan nombrada en mi vida...
A veces, hace mucho tiempo la odiaba con toda mi alma, no la soportaba, era la sombra más negra que jamás me había perseguido, y luchaba por escapar de sus garras. Ella se posaba siempre en mis hombros, me aplastaba la sien, me destrozaba la nuca por mover huracanes en mi espalda. Me venció. Me ganaba cada día, cada noche, cada tarde. Ella se instalaba en mi vida, la manejaba, la movía, y dejaba a la Ana que solía ser, arrastrada en todos los baches del camino...
Llegué a entenderla cuando me decidí a mirarla, me daba miedo enfrentarme a ella, pero logré hablarle, y comprender por qué estaba allí, y qué sentido tenía que se hubiese comvertido en inseparable...
Hoy, cuando todo ha cambiado, cuando yo soy otra, cuando mi alma ya no aspira a casi nada de lo de antes, he conseguido quererla, e incluso necesitarla. Es mía, me pertenece, y aunque aun vamos jugando entre las dos a ver quién cosigue más terreno, generalmente nos abrazamos cada noche, y casi sonreimos juntas...
Aun así, aun después de haber recorrido media carretera con ella a mi vera, después de haberla incluso buscado, poseído, tras haber evolucionado hasta tenerla bajo mis pies amándola, aun hoy, hay instantes en los que me sigue venciendo.
Hoy, en esta noche en la que dentro de mí nada es como en el pasado, hoy, que sé que no se trata de luchar contra ella, que no es una guerra entre las dos, que no hay batallas que vencer ni perder, aun hoy me siento 'derrotada', veo que ha inundado mi casa al anochecer, y sé que se quedará conmigo por lo menos hasta el amanecer...

Mañana, cuando desayune, sé que seré yo la que la invite a café, pero la cena de hoy, entre mis lágrimas, la está preparando ella

6 comentarios:

Fiebre dijo...

Invítala a una Guiness.
¡Ay mi niña! ¿Qué te puedo decir?
Sólo que llegue mañana pronto.
Un beso.

E dijo...

Mañana, a las 9.30 la echamos. Le damos de ese bizcocho tan rico del Morata, que le guste y se quede alli!
Y que invite ella.

Aida dijo...

Al día siguiente todo se ve de otro color...

Velda Rae dijo...

"...pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo ni mayor pesadumbre que la vida consciente". :-*

Tordon dijo...

Por si te sirve de consuelo, estimada Nebroa,decía el poeta alemán Ruckert en su elogio de la soledad: "El águila vuela sola; el cuervo en bandadas"
Y tú tienes maneras de ave majestuosa.
Bss

Nebroa dijo...

Gracias a los que deseasteis que el mañana llegase pronto, gracias por el empujón. El mañana llegó, la soledad está conmigo, como cada día, hoy no lloro, pero aun no se ha marchado de mi lado, y todavía siento su victoria.

Velda, quién escribió lo que dices? quién osó a feflejar esa gran verdad!?

Tordon, tus palabras me alivian, me hacen sentir bien, no es que me las crea del todo, pero resuenan de algún modo, y hoy, eso ya es bastante...