miércoles, 11 de marzo de 2009

Decidiendo...

Le estoy cogiendo el gustillo a esto de decidir.
Me gusta verme en esta nueva piel de juez. Pero no del juez instigador que siempre vivió dentro de mí y que sólo se preocupaba de los casos y sentencias personales... Me refiero al juez que decide lo que es bueno para mí y lo que no. El que mira, observa y elige. El que vive una experiencia y cuando deja de llenarle los bolsillos de risas (llámalo amor, bondad, bienestar...), escapa de ella.
Me gusto así. Decidiendo. Llevando las riendas. A conciencia.
No como en el pasado, que todo o casi todo era fingido y llorado.
Ahora decido, escojo, y aunque aun quedan restos de pena y lágrimas por algunas circunstancias, miro firme al presente y sonrío por saber que sólo me quedo con lo que me gusta...
Olé

4 comentarios:

Fiebre dijo...

Frase del carnaval de Cádiz que se dice mucho en Andalucía:
- Ole, ole y oleeeee...¡y al que no le guste que se le seque la hierbabuena!
Un beso niña.

El Buscador de Miradas dijo...

Ese tipo de juez me gusta, y es el único al que no se le deben reprochar los errores.
Si sus decisiones te hacen feliz, serán las más justas de todas.
Un beso, MUA.

hécuba dijo...

llevar las riendas de nuestra propia vida no es fácil, por eso cuando lo hacemos debemos estar satisfechos. Me gusta esa fuerza que asoma...

Nebroa dijo...

Gracias a los tres... Mua
Es cierto que es dificil coger las riendas, llegar a hacerte cargo de ellas, y además, no siempre sucede, hay determinadas cosas que no están en nuestra mano, pero cuando sí lo están, poder DECIDIR qué hacer, qué sentir, qué vivir, qué decir...es lo mejor