martes, 10 de febrero de 2009

Vertientes

Arden el deseo y se esconden las ideas
Se enciende la pasión y los pensamientos se deshacen
El cuerpo manda y la mente se anula
El tacto flota y la intuición se ahoga
Los sentidos cobran su nombre y lo imaginado duerme

...Y ésta también soy yo

5 comentarios:

Quetzalli dijo...

Por supuesto que tambien eres tu, la dualidad, razon y sentidos, mente-cuerpo.
Los limites y el desenfreno. Pensar y percibir.
Todo tiene su momento y su expresion propia.

Nebroa dijo...

Sé que soy yo, lo que pasa es que generalmente me dejo llevar por la otra parte de mí, que cubre más proporción de mi vida ;)

Quetzalli dijo...

Bueno eso es cierto y valido,que no se puede ir con el corazon en la mano ni los sentidos a flor de piel.

Pero cada vez que nos entregamos a esa parte nuestra , nos encontramos y nos conocemos mas.

Nebroa dijo...

Por esa misma razón, por la última que comentas, es por lo que me dejo tanto llevar por los sentimientos, porque es cuando más VIVA me siento

hécuba dijo...

Y no dejes de hacerlo nunca, Nebroa, porque quizás se sufra más pero también se siente mucho más la vida, lo malo y lo bueno.