jueves, 22 de enero de 2009

Mientras duermo


Cuando el alma ha dicho adiós
Saludos de sueños sin riendas
Caminos abiertos de par en par
Sonrisas
Blancos son los trenes del viaje

Cuando el alma ha dicho adiós
Soy aire sin cadenas
Se ha escondido la celda
Ansias
Cómodas suelas para el olvido

Cuando el alma ha dicho adiós
El temor tras las trincheras
Gritos que susurran vida
Emociones
Somos dos y sólo hay uno

2 comentarios:

hécuba dijo...

Creo que "adiós" es una palabra que no me gusta nada.

Nebroa dijo...

No es de las que más me gusten, pero hay veces en las que es adecuado utilizarla
Aquí, efectivamente, no era un 'adiós completo' el referido!