lunes, 29 de diciembre de 2008

A solas

Mañana es la boda de mi amiga Toñi…Las cosas para mí no han ido como yo quería, pero gracias a dios, al destino, o a lo que sea, para ella sí.Y me alegro muchísimo, porque sé que es lo que desea, lo que ha deseado otras veces, lo que puede ser que haya perseguido alguna vez…Sé que será feliz, porque por dentro, su alma estará sonriendo, por haber encontrado a ese compañero fiel que todos de una u otra forma buscamos.Ese alguien capaz de ayudarte, de entregarse, que te admira, que habla bien de ti, que sueña con dormir cada día del resto de su vida a tu lado…Haberlo encontrado es suficiente motivo como para estar deseando casarte con él.Yo no lo he encontrado, yo no gozo de ese compañero. Tengo varios amigos que andan conmigo este camino, ella, Toñi, es la que más ha dado por mi, la que más veces ha estado a mi lado cuando las cosas iban mal, y cuando las cosas han ido bien, aunque éstas hayan sido escasas…Pero vuelo en soledad por esta vida a veces tan dura, no tengo quién me bese, ese alguien especial que sería incapaz de abandonarte, de hablarte mal, de hacerte llorar…No tengo quien me ayude a sonreír cuando estoy triste, quien sonría al verme aparecer, nadie que se ponga nervioso ante nuestra cita, no lo he encontrado.Y la verdad es que cada vez veo más lejos ese instante, como si cada amanecer ese momento se alejase, casi no quedan ilusiones.Antes, recuerdo que imaginaba el día de mi boda, y me veía llegando a la iglesia, mirando a ese compañero de viaje, nos mirábamos, e imaginaba que aquella mirada sería tan intensa que apenas nos dábamos cuenta de la gente que había alrededor, que olvidábamos el vestido blanco, las flores, su traje, los padrinos y el arroz, y nos sonreíamos, porque habíamos visto cumplido nuestro sueño…Ahora, nada es igual, han pasado muchas cosas durante mi vida, ahora pienso que no existe ese compañero, que nadie me querrá como siempre he imaginado, que no habrá mirada, ni vestido blanco ni arroz…Hoy, tengo a alguien lejos que de vez en cuando me dice te quiero, un te quiero vacío de sentimientos, alguien que entra dentro de mí cada dos fines de semana, alguien que lo único que ha conseguido es que la que te escribe cada día esté más convencida de que el amor que soñé no existe para mí.Quiero estar alegre, porque mi amiga se casa, y lo estoy, sólo hace un rato que se me ponían los pelos de punta al ver su traje, y sus zapatos y su alegría…pero las bodas traen consigo estas cosas, que una se asoma al espejo para ver si hay una novia escondida detrás de los ojos…y yo no la veo, sólo veo a una mujer perdida, que llora cada día, que da todo lo que tiene al que lo pide, que se entrega en cada relación, una mujer que sueña con que la quieran, una niña muy triste.Mañana llevaré un vestido de fiesta, un peinado de boda, unos zapatos que la hacen más alta de lo que es…pero si mañana alguien pudiera ver lo que hay detrás del maquillaje, vería unos ojos tristes que siguen viviendo sólo porque tienen miedo a morir.Pero no habrá nadie en esa boda capaz de ver eso, habrá vino, música y detalles para recordar, pero no habrá nadie que al mirarme quiera quedarse conmigo al llegar la noche, despertar a mi lado un lunes de resaca…Y no hay nada más, eso es lo que sale de mi alma esta noche de sábado…y ojalá sólo fuera hoy, pero ya hace tiempo cada lágrima que sale de mis ojos lleva consigo estas letras…Tal vez algún día deje de escribirlas…

No hay comentarios: