lunes, 29 de diciembre de 2008

Por ejemplo a ti





El sol acariciaba mi espalda
y tú llenabas todo el jardín
Había personas escondidas
pero el mundo se apagaba


Sólo vi las llamas de tu piel
abrazarme entre los árboles
Tan sólo sentí tus manos abiertas
y mi piel amaneciendo otra vez


No hay coches, ni luces, ni sol
Tan sólo quedamos tú y yo
El camino es nuestro
y el horizonte nos acompaña


Pero estamos marcados por la distancia...


Y te vas y no vuelves
Y me dejas y te escapas
Y desapareces y no te despides
Y anochece de nuevo...

No hay comentarios: