lunes, 29 de diciembre de 2008

Gateando o el principio

Hoy era el primer día del resto de mi vida, no?
Era así como lo definí ayer y así es como se supone que he despertado hoy.
Por qué titulo este texto como 'gateando'?
Es evidente que no se me da muy bien...
Los pensamientos negativos se pasen por mi mente como peces en agua dulce.
Meter otros nuevos es complicado, los positivos, los buenos, los tranquilos y relajados no consiguen hacerse un hueco con facilidad.
Así que mi empeño ha sido bestial, sin cesar en el esfuerzo...
Ha funcionado? sí... Aun no ando, aun no mastico, sólo gateo y como papillas!
Pero empiezo a nacer, no?... y de eso se trataba.
Pensaba al amanecer, que no sé qué será de mí mañana, cómo afrontaré los nuevos días, pero al menos, quería que el día de hoy fuese distinto al de ayer.
Quería no tener prisa por vivir, ni por sentir cosas que ansío.
Hoy le he dicho a mi mente numerosas veces:
Relájate
Respira
Descansa
Piensa que hoy no morirás
No controlas el mañana
El futuro no está en tu mano
Así que no vivas en él
Mira a tu alrededor
Hay familia
Hay amigos
Hay descanso por vacaciones
Sigue soñando
No sabes qué te depararán los días por venir
No quieras saberlo todo
Mañana puede pasar cualquier cosa

Y así sucesivamente, todo el día. No sé qué ha pasado, pero hoy no he llorado. No he tirado la esperanza al suelo nada más salir a la calle.

He reído
Me he sentido bien al no buscar a personas que sólo piensan en ellas (siguiendo un buen consejo dado en este mismo blog)
Me he querido
Me he sentido diferente y no por eso mal, sino única y especial

Mañana vendré a contarte más historias, o tal vez esté escondida en el sofá, no lo sé, al menos sé que hoy ha sido un buen día.
Y hacía tiempo que no lo tenía, y sin necesidad de que pase nada de lo esperado y ansiado...

2 comentarios:

LaVidaSobreElAgua dijo...

Te leí anoche.
¿Sabes? Eso es todo lo que hay, mantener el alma tranquila, no adelantarse al porvenir. Porque cuanto más deprisa vives tu tiempo, menos dura. Y si es fácil de decir, también es fácil de comprobar que el esfuerzo, aunque sea unos instantes al día, merece la pena.
Enhorabuena por tu nuevo blog :)

Nebroa dijo...

Sé que esforzarse es bueno. Y que merece la pena. Lo sé porque llevo mucho tiempo sintiendo que todo lo que hago es esforzarme por vivir.
Sé que es difícil y complicado entenderme. Que muy pocas personas comprenden minimamente qué es para mí 'vivir'.
Pero sabes? me cuesta. Me cuesta vivir. Así. De esta manera. Esforzarme es mi presente.
Termino agotada cada día, pero merece la pena. Al menos llego a la noche...
Gracias por venir ;)