lunes, 29 de diciembre de 2008

Escuchando The River

No agotas las horas a mi lado...
Aun podríamos exprimir más el tiempo
sin dejar que nos comiera las manos
Así no podemos respirar fantasías
Con los minutos marcados no se abre mi alma
No conseguiré salir a respirar
Seguiré encerrada entre los relojes que te apresan
Y no conocerás más que lo que me envuelve
Tal vez así te guste lo que ves
Pero no observarás la intensidad en mis venas
corriendo como si se acabase el mundo
destrozando con mis pasos las calles
El maldito tiempo nos roba las ganas
Se queda con los viscerales deseos
Siempre se lleva la mejor parte de los dos
Y nos deja como perdedores aislados del otro

No hay comentarios: